Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2011

Ryanair deja Reus y recorta a la mitad sus vuelos desde Girona

La aerolínea irlandesa Ryanair cumplió ayer sus amenazas: dejó prácticamente huérfano el aeropuerto de Reus (Tarragona), donde ya no operará este invierno, y redujo a la mitad sus vuelos desde Girona. La aerolínea, que demandaba 3,5 millones de euros a las Administraciones para seguir volando con normalidad en Reus, prevé volver a volar desde el aeródromo a finales de marzo con ocho rutas. Hasta entonces, casi medio año, dejará de ofrecer vuelos comerciales. El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, anunció que denunciará a la aerolínea por incumplir varios acuerdos. Solo en 2010 Ryanair se embolsó 12 millones de euros en Cataluña.

La decisión de Ryanair supone un varapalo para ambas instalaciones. En Reus mueve un millón de pasajeros al año, el 80% del total. Y en Girona, su presencia es más apabullante: transporta 4,6 millones de personas, más del 90% de todas los que pasan por ese aeropuerto. Reus empezará el domingo su particular travesía del desierto y quedará únicamente al amparo de los trayectos privados del Centro de Estudios Superiores de Aviación (CESDA), el Aeroclub de Reus o los efectuados por la base que Salvamento Marítimo tiene en la localidad.

De entrada, la marcha de Ryanair supone que 88 personas se quedan directamente sin empleo. Además, los sindicatos calculan que la cifra de empleados que irán a la calle se elevará: "Podrían ser más de 300 porque el aeropuerto crea mucha actividad a su alrededor y el paro afectará a personal de seguridad, taxistas, bares, restaurantes u hoteles. Es un drama", afirma Paco Cebrian, de CC OO.

El consejero de Territorio acusó a Aena de favorecer el desbarajuste en el mapa aeroportuario catalán al facilitar la irrupción de Ryanair en el aeropuerto de El Prat y el consiguiente repliegue en el resto de aeropuertos. Aena respondió que no ha habido ningún trato de favor y aseguró que negocia con 13 aerolíneas para que operen en Girona y con otras 10 para que lo hagan en Reus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de noviembre de 2011