Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fotonoticia:

A castañazos contra las calabazas

La fiesta de Halloween, mezcla de tradición celta y cristiana, se hubiese quedado recluida en la verde Irlanda por los siglos sin la fenomenal potencia de la industria audiovisual norteamericana, país al que viajó con los emigrantes irlandeses a mediados del siglo XIX. La globalización de la cultura ha supuesto la invasión de los hogares catalanes de tradiciones y costumbres ligadas al mundo anglosajón. Los más jóvenes entre los nuestros, más deudos de la cultura de la imagen, adoptaron hace ya tiempo esta fiesta y por estas fechas cada vez es más frecuente ver en las calles a niños disfrazados y estanterías llenas de calabazas en las tiendas para celebrar la fiesta de Todos los Santos al modo norteamericano. Frente a esta invasión cultural hay dos posibilidades: hacerla compatible con nuestra castañada y los panellets o, como circula en Facebook, la opción excluyente de oponerse a la presencia de las calabazas en casas, calles y colegios para apoyar solo las nostradas castañas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de noviembre de 2011