Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El fin de la violencia etarra

Sindicatos y patronal ven en el final del terrorismo un impulso contra la crisis

Confebask destaca que los empresarios podrán trabajar ahora más tranquilos

Las reuniones con los tres exlehendakaris completaron ayer la jornada de contactos tras el cese definitivo de la violencia por parte de ETA en la que el actual jefe del Ejecutivo vasco, Patxi López, se entrevistó con los representantes de la patronal Confebask, sindicatos como CCOO y UGT y los parlamentarios de EB, Mikel Arana, y UPyD, Gorka Maneiro.

Al término de las reuniones con sindicatos y patronal, el lehendakari se congratuló por medio de un comunicado de que tanto los empresarios como las centrales y el Gobierno consideran que el fin de la violencia de ETA "libera en Euskadi nuevas fuerzas y energías para dedicar conjuntamente los esfuerzos a hacer frente a la crisis, colaborar en la creación de empleo y fortalecer la economía vasca".

Maneiro asegura que López descarta a corto plazo una mesa de partidos

EB plantea que se acerque a los presos a Euskadi de forma inmediata

El presidente de Confebask, Miguel Ángel Lujua, reconoció en los pasillos del Parlamento, donde se celebraron las reuniones ayer por la mañana, que los empresarios trabajan ahora más tranquilos. Al hilo del comunicado de López, el presidente de los empresarios vascos señaló que la decisión de ETA permitirá a los empresarios "tranquilidad y pensando en lo que tienen que pensar, que es la crisis, y olvidarse de mirar para atrás y de cambiar el camino para llegar a la empresa y pensar en lo que verdaderamente importa: la sociedad, sus trabajadores y sus empresas".

López subrayó que los empresarios "han sufrido de forma especial la extorsión económica de ETA" y valoró que Euskadi tenga empresarios "comprometidos con el progreso de nuestro país y que han sabido resistir a los chantajes y amenazas". La patronal, que acudió representada por su presidente, la secretaria general Nuria López de Guereñu, y el presidente de la cámara de comercio alavesa, Gregorio Rojo, quiso lanzar un mensaje de "optimismo" a la sociedad, aunque Lujua recordó que "nos queda un camino por recorrer muy largo".

Desde el ámbito sindical, el secretario general de CC OO en Euskadi, Unai Sordo, apostó en su declaración pública por "superar viejas inercias" y buscar nuevos escenarios en torno a la política penitenciaria y la participación política de todas las fuerzas en este nuevo escenario, en referencia a siglas como Sortu. Dámaso Casado (UGT) celebró el cese de la violencia porque permite que "haya democracia". Hoy por la mañana la ronda de contactos llegará al sindicato nacionalista ELA.

Al margen de los agentes económicos, López se reunió con dos de los partidos minoritarios en la Cámara vasca. El parlamentario de EB, Mikel Arana, fue el más contundente de la jornada en materia penitenciaria, al exigir "ya" el acercamiento de los presos de ETA a Euskadi. También le reclamó la creación de una mesa de partidos, medida que también recoge la declaración leída en el Palacio de Aiete durante la Conferencia Internacional de Paz. Arana solicitó este instrumento para que trabaje en soluciones a un "conflicto político" que, según sus palabras, sigue existiendo. El parlamentario lamentó que no se vayan a convocar movilizaciones para ensalzar la nueva etapa que se abre en el País Vasco por falta de consenso y lanzó la propuesta de que se organice una fiesta para poder cerrar el ciclo.

Las disputas de EB llegaron incluso a la ronda de contactos del lehendakari. Si Mikel Arana se reunió con López por la mañana, José Navas anunció que haría lo propio por la tarde -a la misma hora en la que estaba convocado el único parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro- y señaló que presentarían un documento de propuestas para la paz elaborado por EB. Desde la Lehendakaritza explicaron que no estaba previsto recibirle.

El último en reunirse con el jefe del Gobierno fue Maneiro, que horas atrás evitó la aprobación de una declaración institucional del Parlamento sobre el cese de la violencia al considerar el texto insuficiente -el documento fue leído en el pleno como una declaración de la presidenta, Arantza Quiroga-. El parlamentario reconoció que se abre en Euskadi "un tiempo de esperanza", pero recordó que ETA no se ha disuelto aún. En su reunión, Maneiro expresó al lehendakari la necesidad de que ETA entregue las armas y ayude a esclarecer crímenes que aún no han sido resueltos. Asimismo, aseguró que el lehendakari descarta crear una mesa de partidos para abordar el futuro de Euskadi, al menos, a corto plazo.

Esta tarde López cerrará la ronda de contactos con partidos políticos con representación institucional en Euskadi con una reunión en la que participarán representantes de Bildu encabezados por el portavoz de la izquierda abertzale, Rufi Etxebarria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de octubre de 2011