Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEOE pide ahora anular también la subida salarial pactada para 2012

Los sindicatos exigen a los empresarios que cumplan el alza del 1,5% al 2,5%

La CEOE puso ayer un palo en las conversaciones con los sindicatos sobre un futuro pacto para el empleo que, entre otras medidas, prorrogue la moderación salarial para los años 2013 y 2014, una vez culminado el acuerdo del periodo 2010-2012. Comisiones Obreras y UGT ofrecieron el pasado agosto a la patronal esos dos años adicionales de ajuste en las retribuciones de los trabajadores a cambio, básicamente, de que se firmaran y cumplieran los convenios colectivos pendientes, pero ayer el proceso se topó con una sorpresa: el secretario de general de la CEOE, José María Lacasa, pidió "replantear" el aumento salarial para 2012 acordado ya hace más de un año.

"Si se prolonga la moderación salarial hasta 2014, la subida pactada para 2012 quedaría descontextualizada", dijo Lacasa en la inauguración de unas jornadas sobre política e ingeniería organizadas en la sede de la CEOE. En febrero de 2010, patronal y sindicatos cerraron un Acuerdo Para el Empleo y la Negociación (AENC) Colectiva que fijó unas subidas de hasta el 1% en 2010, de entre el 1% y el 2% en 2011 y de entre 1,5% y 2,5% en 2012. La horquilla deja margen a los negociadores de cada convenio.

"No podemos aceptar un control de los beneficios", dice la patronal

Lacasa propuso "replantear" la subida de ese último año con el argumento de que los agentes sociales admiten más moderación para los dos ejercicios siguientes. El 18 de agosto, los líderes de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, remitieron una carta al presidente del Gobierno para proponer un gran pacto de empleo que prolongaba la moderación salarial a cambio de una regulación temporal de los precios de los servicios básicos, el desbloqueo de la negociación colectiva y medidas para contener los beneficios empresariales de forma que se fomentase la reinversión productiva.

"Las palabras de Lacasa han sido un profundo desatino y no se corresponden con la realidad, porque el ajuste en los salarios en España está en vigor desde 2008, y la subida pactada para 2012 ya es de moderación [la inflación se sitúa de momento en el 3% este año]", replicó ayer Ramón Górriz, secretario de Acción Sindical de CC OO, quien se pregunta si lo que en realidad plantea el número dos de la CEOE es "congelación salarial".

Para Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical, la patronal intenta, al cuestionar la subida de 2012, "parcializar" el Acuerdo de 2010 a 2012 y reclamó a la organización empresarial que cumpla el acuerdo y permita avanzar en un gran pacto que reactive la economía y el empleo.

Fuentes de la CEOE consultadas ayer señalaron que la patronal no tiene aún una propuesta concreta para los próximos años, pero consideraron: "Si se van a abrir negociaciones sobre 2013 y 2014, tiene sentido renegociarlo todo en un mismo paquete".

Desde la carta de agosto, los grupos técnicos formados por patronal y sindicatos se han reunido en varias ocasiones para evaluar cómo se está desarrollando la negociación colectiva. Paralelamente, en la primera semana de octubre se prevé una cita de la comisión de seguimiento del acuerdo y abordarán la moderación salarial.

Diferentes fuentes sindicales consultadas ayer dudaron de que el mensaje lanzado por el número dos de la patronal pueda cortocircuitar el proceso. "Es difícil que estas palabras supongan un gran punto de inflexión en las negociaciones, parece más bien una maniobra dilatoria", apunta otra fuente sindical, conocedora de las negociaciones.

El elemento que de antemano no gusta nada al empresariado es el que plantea moderar las rentas empresariales con el fin de destinarlas a la inversión productiva.

"No podemos aceptar" un control de los beneficios, señaló Lacasa, pero apuntó que quizá sí se podrían aceptar "medidas que contribuyan a una reinversión de beneficios hacia el interior de la empresa", aunque "otra cosa sería contra natura". También recordó que las organizaciones sindicales han propuesto control de precios, por ejemplo, de energía, alimentos o transporte, sobre lo que dijo que "en el contexto en el que está la economía española no podemos aceptar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 2011