Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

'Despolítica'

La nueva realidad exige nuevas palabras. ¿Qué les parece esta? Podríamos definirla como la acción u omisión que permite contrariar, desvirtuar o vaciar de contenido la función para la que ha sido elegido un cargo público. Se trata del viejo principio del sudario de Laertes, que la reina Penélope tejía de día para destejer de noche. Así, los líderes de la UE tejen nuestro sudario con proclamas de solvencia y fe en el futuro, que apenas enmascaran la parálisis de ideas y la ausencia de autoridad en la que los especuladores, como los pretendientes al trono de Ulises, saquean nuestra despensa y se emborrachan con el vino de nuestras bodegas.

Si el primer rescate de Grecia no ha funcionado, ¿por qué va a funcionar el segundo? Si la desregulación de los mercados nos ha traído hasta aquí, ¿por qué no se regulan? Si las Bolsas bailan al ritmo de las operaciones a cortísimo plazo, ¿por qué no se impone a los inversores un plazo más largo? Perdonen mi ignorancia, pero no entiendo nada. Menos mal que no todo es oscuridad. El lamentable intento de devolver la censura previa a los informativos de RTVE, ha devuelto un rayo de luz a mi entendimiento.

Los dos grandes partidos no han logrado meter en cintura a los mercados, ni pactar una Ley de Educación, ni renovar el Poder Judicial, pero a la hora de meter mano al contenido de los telediarios... En eso se han entendido a la primera. A la de dar marcha atrás, también. La irresponsabilidad sucede a la manipulación, y aquí no ha pasado nada. A esto ha quedado reducida la política, en manos de políticos incapaces de tomar medidas destinadas a proteger a los ciudadanos y garantizar su bienestar. Quienes, por acción u omisión, contradicen a diario la definición del término que se otorgan a sí mismos, merecen un nombre nuevo. Despolíticos no suena bien, pero se me ocurren otros aún peores.

Sobre la firma

Nació en Madrid en 1960. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, agradece la libertad que le dan sus lectores y la oportunidad de mantener el contacto con ellos a través de los libros y de las páginas del diario EL PAÍS. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción