El nuevo modelo de financiación aporta a Cataluña 2.421 millones más que el anterior

Los socialistas catalanes pudieron ayer sacar pecho cuando exhibieron los resultados del primer año de vigencia del nuevo modelo de financiación. Estos fueron mucho mejores para Cataluña de lo que esperaba el exconsejero Antoni Castells, que pactó ese sistema con el exvicepresidente Pedro Solbes. Según los datos del Ministerio de Economía y Hacienda, en 2009 la Generalitat obtuvo 2.421 millones de euros más de lo que conseguía con el anterior modelo. Esa cifra, que ayer presentó el PSC, supera en 391 millones de euros lo previsto por Castells tras firmar el acuerdo con el Gobierno central.

En un contexto de hundimiento de los ingresos tributarios por la recesión, el conjunto de las comunidades autónomas de régimen común -todas menos el País Vasco y Navarra- lograron 91.911 millones de euros en el ejercicio 2009, cuyos presupuestos se liquidaron en julio. El 18,7% de todos esos recursos -17.201 millones de euros- fueron a Cataluña, una proporción algo superior al peso de la comunidad en el producto interior bruto (PIB) del conjunto de España.

Sin embargo, el mayor paso que da el nuevo modelo es su aproximación a sistemas de corte federal como el alemán. Ello se ve sobre todo en la posición en la que queda Cataluña después de su contribución a la solidaridad regional, que por primera vez se cuantifica. Esta en 2009 ascendió a 1.455 millones de euros.

Hasta 2009, Cataluña estaba por encima de la media de las comunidades autonómas en recursos por habitante antes de realizar esa aportación, pero luego quedaba por debajo. Eso dio un vuelco con la entrada en vigor del nuevo modelo de financiación, que permitió que Cataluña quedara sobre la media. Es decir, si esta es 100, en 2008 la comunidad pasaba de 122 a 97 tras su contribución a la solidaridad. Un año después, pasó de 121 a 102. Si se tienen en cuenta las mejoras en la financiación que Castells arrancó para cárceles, transporte metropolitano y Mossos d'Esquadra, el índice escala hasta 106, lo cual es el objetivo que Castells se impuso para 2013.

El modelo también aproxima los resultados a otro de los principios que se fijó el Gobierno tripartito: el de ordinalidad. A pesar de que el Estatuto define ese precepto en términos de renta per cápita, los datos del Ministerio de Economía permiten medir el principio en recursos tributarios por habitante. Se trata de que si Cataluña, por ejemplo, ocupa la tercera posición en recursos antes de su aportación al Fondo de Garantía, siga en tercera posición tras esa contribución. En 2008, Cataluña era la segunda comunidad en recursos per cápita antes de su participación, mientras que después pasaba al 11º lugar. Un año después, con el nuevo sistema de financiación, la comunidad pasaba del tercer al cuarto lugar con 2.143 euros por habitante. Es decir, dejó de bajar nueve posiciones para descender solo una (véase el gráfico adjunto).

Los datos indican que Madrid y Cataluña fueron las comunidades que más se beneficiaron del nuevo modelo de financiación. Siguieron siendo las dos principales contribuyentes a la solidaridad regional, pero ganaron siete posiciones tras ese procedimiento de cohesión. Las tres grandes perjudicadas fueron Andalucía, que baja seis lugares; Murcia, que lo hace cinco, y Extremadura, que desciende cuatro.

Aun así, estas tres comunidades siguen experimentando una mejora en sus recursos tras recibir dinero de la cooperación regional. En el caso de Extremadura, mejora en 35 puntos y se mantiene por encima del índice 100. Un vistazo al gráfico que refleja cómo queda el sistema de 2009, además, demuestra que se reducen las diferencias entre los recursos con que cuentan los comunidades, que quedan mucho más niveladas.

La diputada del PSC en el Parlament Rocío Martínez-Sempere criticó al Gobierno de Artur Mas por no "haber explicado estos datos", que a juicio de los socialistas deberían ser el punto de partida para los trabajos de la comisión de la Cámara que explora el pacto fiscal que aspira alcanzar CiU con el próximo Gobierno central, a pesar de que la formación no ha explicado el modelo de ese futuro acuerdo.

"El modelo anterior era injusto porque las comunidades que partían por encima de la media acababan por debajo y las que estaban por debajo de la media acababan por encima, lo que implica una solidaridad injusta y no reconocer el esfuerzo fiscal de las comunidades", afirmó Martínez-Sempere, que recordó que cuando CiU pactó ese sistema solo logró 251 millones más para Cataluña. El presidente del grupo parlamentario de CiU, Oriol Pujol, aseguró a ACN que esas cifras "virtuales" solo sirven para que el PSC se haga "autobombo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de septiembre de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50