Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quién disparó a Jordi Naval?

Tres 'mossos' imputados afirman que no estaban en la calle donde el joven fue herido por una bala de goma - Interior dio al juez la identidad de esos policías

Jordi Naval, de 26 años, perdió el ojo izquierdo durante la celebración de la Champions que el Barça conquistó en 2009. Una pelota de goma causó esas heridas, según acredita el informe forense. La bala fue lanzada por alguno de los agentes de la Brigada Móvil (andisturbios) de los Mossos d'Esquadra desplegados esa noche en el centro de Barcelona para frenar los incidentes que sucedieron a la fiesta azulgrana.

El problema, como siempre en estos casos, es determinar quién disparó. El Departamento de Interior proporcionó al juzgado que investiga el caso la identidad de seis policías que se encontraban "en el área de las calles Hospital, Ramblas y Unió" en el momento en que Naval fue herido, alrededor de las tres de la madrugada. Ayer, tres de esos mossos declararon como imputados ante el juez y afirmaron que ninguno de ellos actuó ni estuvo presente en esa zona.

Los mossos -un subinspector, un cabo y un agente escopetero- afirmaron que intervinieron en la calle del Hospital, donde los alborotadores habían montado una barricada. Allí, el escopetero disparó "una o dos balas de goma" y, previamente, media docena de salvas de advertencia, según fuentes judiciales. Las dos furgonetas policiales entraron "en paralelo" en Hospital, según los imputados. En ningún caso, añadió el subinspector, descendieron hasta Unió, la calle donde Naval afirma que fue herido, que está situada dos vías por debajo de Hospital. Ambas desembocan en La Rambla, epicentro de unos disturbios que se saldaron con 119 heridos.

Está previsto que hoy declaren ante la titular del Juzgado de Instrucción número 25 de Barcelona los otros tres mossos imputados por los mismos hechos. El caso comenzó con la denuncia de Naval, estudiante de Telecomunicaciones, y fue archivado inicialmente después de que Interior comunicara al juzgado que le resultaba imposible determinar qué agentes actuaron en la zona. En ese primer informe, la Dirección General de Policía indicó al juzgado que los policías más cercanos a esa zona estaban en la calle del Hospital.La abogada de Naval, Marta Coll, recurrió el archivo ante la Audiencia de Barcelona, que enmendó la plana al juzgado de instrucción y obligó a reabrir el caso. Interior remitió entonces un nuevo informe, de apenas dos páginas, en el que ponía nombres y apellidos a los antidisturbios que estaban desplegados, a esa hora, en la zona donde el joven fue herido.

La víctima salía del bar donde había visto, con un amigo, el partido. Ambos se dirigían a La Rambla cuando Naval fue alcanzado por una bala de goma. No tuvo tiempo de reaccionar. El impacto le reventó el ojo y cayó al suelo. Durante unos minutos perdió el conocimiento. Según consta en el parte del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), fue atendido en la calle de la Unió. Aunque ayer los mossos afirmaron que no habían visto allí ninguna ambulancia. En el hospital, le informaron de que no podría recuperar la visión del ojo izquierdo. Los médicos implantaron a Naval una prótesis que le ha originado diversos problemas psicológicos, según gente de su entorno.

Las denuncias de heridas causadas por pelotas de goma suelen acabar archivadas por "falta de autor conocido". De hecho, esta es la primera vez que se logra citar a declarar como imputados a policías por algo así. Algunos afectados han constituido una asociación, Stop Balas de Goma, que precisamente hoy presentará, en la comisión de Interior del Parlament, su campaña para prohibir las balas de goma por su "peligrosidad".

Uno de los responsables de la asociación, Òscar Alpuente, también perdió la visión de un ojo por un pelotazo. Y en el mismo escenario: la celebración de la Champions de 2009. La próxima semana declararán otros tres mossos por ese disparo, efectuado frente al edificio de la Bolsa de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de septiembre de 2011