Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La creación de empleo desfallece en agosto, mientras el paro vuelve a subir

La afiliación a la Seguridad Social se reduce en 136.834 ocupados, el peor dato desde enero - El desempleo registrado aumenta en 51.185 personas en un mes

Los mejores meses para el empleo en la economía española se cierran con un epílogo preocupante. Agosto es, desde 2000, un mes en el que siempre sube el paro. Y, desde 2008, un periodo de destrucción de puestos de trabajo. Son dos tendencias negativas que se repitieron otra vez, con el agravante de que las cifras divulgadas ayer por el Ministerio de Trabajo alejan más la recuperación.

El paro registrado en los Servicios Públicos de Empleo subió en 51.185 personas respecto a julio (un 1,25% más). Como viene ocurriendo desde mediados de 2009, el deterioro es menor que el del año anterior. Pero la diferencia es ya muy escasa: en agosto de 2010, el desempleo subió en algo más de 61.000 personas.

El Gobierno admite que el objetivo de creación de empleo no se va a cumplir

Pero lo más desconcertante del balance laboral de agosto viene por el lado de la creación de empleo. La afiliación a la Seguridad Social, una de las mejores aproximaciones estadísticas al nivel de ocupación, refleja una merma de 136.834 personas respecto a julio. En este caso, ni tan siquiera se mejoró el registro de 2010 (132.000 afiliados menos) y se estuvo muy cerca del resultado de 2009 (142.000 ocupados menos), un año nefasto para el mercado laboral.

No es la primera vez que el ritmo de creación de empleo desfallece. Al habitual retroceso de la ocupación en enero (más de 223.000 afiliaciones perdidas) se sumaron traspiés inesperados en febrero (14.000) y junio (5.000). Pero donde se perciben mejor las dificultades del mercado laboral para volver a crear empleo es en la comparación interanual, el indicador que determina el inicio de la recuperación.

La destrucción de empleo menguó hasta rondar una tasa interanual del 1% en abril. Desde entonces, el cómputo de puestos de trabajo perdidos ha vuelto a aumentar, hasta los 215.947 que se acumulan en agosto (un 1,2% empleos menos que en 2010). Cuando la Seguridad Social depura la influencia estacional (por ejemplo, el aumento de empleos asociado a la temporada turística), el retroceso es aún mayor y ya llega al -1,5% interanual.

"Hasta que no termine el ajuste de la construcción no veremos crear empleo", admitió el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, "ya estamos cerca, porque el resto de sectores, servicios especialmente, ya está creando empleo". El vaticinio del ministro de Trabajo presenta varios inconvenientes: desde 2008, el tercio final del año se caracteriza por la destrucción de puestos de trabajo. Y la industria sigue destruyendo empleos, mientras la tímida recuperación del sector servicios ha perdido fuelle.

El Gobierno había previsto un incremento medio en la creación de empleo del 0,3% en tasa interanual. "Empieza a ser difícil cumplir esa previsión", concedió la secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, quien insistió en desligar los datos de agosto de esa percepción, que vinculó al débil crecimiento económico y a la restricción crediticia.

El aumento del paro ya había sido anticipado el pasado lunes por el propio ministro de Trabajo. Se quiebra así una racha de cuatro meses consecutivos con recortes en el número de parados, una tendencia que ya había perdido fuelle en julio. En gran medida, era un punto de inflexión anticipado también por la estadística habitual en este mes. Trabajo relaciona los malos datos con el final anticipado de contratos para evitar pagar las vacaciones.

En este mes de agosto, como es habitual, el paro aumentó sobre todo en el sector servicios, aunque también subió en la industria y la construcción. Solo Navarra, La Rioja y Canarias esquivaron el aumento del paro registrado, mientras que Cataluña, Murcia y Extremadura encabezaron las subidas, con incrementos superiores al 2% respecto a julio.

Tras el alza del mes pasado, el número de parados registrados se eleva a 4.130.927 personas. Este cómputo, basado en el número de personas que dicen buscar trabajo en los registros de los Servicios Públicos de Empleo, es diferente al que realiza la Encuesta de Población Activa, que situó el desempleo en 4,8 millones de personas entre abril y junio.

En la contratación, las cosas siguen mal. Se firmaron más temporales y menos indefinidos. Y eso cuando todavía no había entrado en vigor la nueva norma que suspende el tope al encadenamiento de contratos temporales. Se firmaron un 1% menos de contratos indefinidos que en agosto de 2010. Y el retroceso no fue mayor por el buen comportamiento de los contratos a tiempo parcial. El 94% de los contratos en agosto fueron temporales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de septiembre de 2011