Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La crisis financiera | Medidas de urgencia

Objetivo: vender 700.000 viviendas enquistadas

El sector aplaude la rebaja del IVA pero advierten de que no vaciará el 'stock'

Justo antes de que el IVA aplicado a la vivienda subiera en junio del 2010 del 7% al 8%, la venta de viviendas se aceleró, porque los compradores indecisos se lanzaron para ahorrarse unos cientos de euros. También el fin de la deducción fiscal resucitó un poco las ventas. El Gobierno pretende ahora forzar otro repunte con la rebaja durante cuatro meses del IVA para dar salida a la obra nueva, que lastra a promotores y banca. El reto, sin embargo, es enorme: el excedente de casas nuevas en España se sitúo al cierre de 2010 en las 687.523 unidades.

El propio ministro José Blanco reconoció que la medida responde a una "reivindicación del sector de la construcción". No es de extrañar que ayer celebrara la noticia. Sin embargo, tanto promotores como constructores y analistas advirtieron de que el incentivo fiscal será insuficiente para dar salida a todo el excedente acumulado. Pedro Pérez, presidente del G-14, lobby de las principales inmobiliarias del país, señaló que creen que se "acelerará la reducción del stock de aquí a final de año". No obstante, para un relanzamiento del sector cree que sería necesario que compradores y promotores tuviesen un mejor acceso a la financiación, para lo que pidió un papel más activo del Instituto de Crédito Oficial (ICO). En la misma línea, el presidente de la asociación de constructoras Seopan, David Taguas, valoró que la medida tendrá "un efecto limitado", porque la acumulación de viviendas en enorme.

Las entidades acumulan inmuebles por valor de 20.000 millones

Solo las entidades financieras acumulan viviendas terminadas en sus carteras por valor de unos 20.000 millones de euros, según reflejan sus balances. Seopan calcula que se traduce en 300.000 o 400.000 de las viviendas nuevas sin vender. Y la estimación del stock total que hace Fomento de casi 700.000 unidades (cifra que obtiene restando al número de vivienda nueva finalizada el de compraventas), podría quedarse corta, según varios expertos e incluso el Banco de España, ya que algunos inmuebles quedan fuera de esta cuenta. Por ejemplo, los de autopromoción (construidos por iniciativa de un particular) o los que adquirieron ciudadanos con el fin de hacer negocio.

"Lo que provocará la medida no es un aumento de las ventas, sino un desplazamiento temporal de las mismas. El descuento no es tan elevado como para producir por sí mismo una decisión como la de adquirir una vivienda", señala José García Montalvo, catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra. Argumenta que el problema para acceder a la vivienda no es el IVA, sino la falta de hipotecas y los elevados precios de la misma, señala. "No creo que los mercados vean con buenos ojos una rebaja fiscal", apunta. "Es una medida con un tufillo electoralista, y que, más que a reactivar el sector, parece responder al anuncio que hizo el Partido Popular", valora García Montalvo.

El PP ha prometido que, si gana las elecciones, volverá a aplicar la desgravación fiscal a la compra de vivienda habitual, que el actual Ejecutivo acotó el año pasado solo a las rentas de menos de 24.000 euros. Un incentivo fiscal que la secretaria de Vivienda Beatriz Corredor tachó de "irresponsable".

Para una vivienda de 150.000 euros, la rebaja anunciada ayer supondrá pagar 6.000 euros de IVA, en lugar de los 12.000 actuales. "A cualquiera le alegra una rebaja. Pero un comprador podría arrancar ese mismo ahorro hoy en día simplemente regateando al promotor. La medida supondrá un chute para las ventas, pero simplemente se adelantará la decisión", valora Fernando Encinar, jefe de estudios del portal inmobiliario de compraventa Idealista. Añade García Montalvo que muchos compradores tienen todavía expectativas de que los precios bajen, por lo que ese 4% no será tan seductor si piensan que solo esperando un año más, pueden comprar por un 10% o un 20% menos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de agosto de 2011