Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes de la Generalitat encarecen el transporte escolar

El Gobierno rebaja las ayudas para los traslados dentro del mismo municipio

Padres y madres se encontrarán en septiembre varias sorpresas poco agradables. A la probable subida en la cuota de la guardería y de la escuela de música (ya que la Generalitat ha reducido su subvención a las plazas con efecto retroactivo que afecta al curso 2010-11), ahora el recorte se extiende al transporte escolar no obligatorio. El Departamento de Educación reducirá la financiación de este servicio y ha establecido un precio mínimo de 265 euros anuales, que deberán asumir los Ayuntamientos y las familias.

Las administraciones locales critican que la Generalitat les haya comunicado la modificación de las tarifas en pleno verano, sin margen para informar a los padres ni para pensar en medidas que compensen el recorte autonómico.

Una de las comarcas más afectadas es el Vallès Occidental

El transporte escolar, que según un informe del Síndic de Greuges de 2010 traslada a más de 55.000 alumnos, es un servicio gestionado por los consejos comarcales y se divide en el transporte de carácter obligatorio (que implica trasladar a los alumnos a otro municipio, un servicio que es gratuito por ley) y el no obligatorio (el traslado se produce dentro del mismo municipio).

El recorte de la Generalitat afecta a este último, cuya tarifa fija el Consejo Comarcal, que puede decidir si ofrecer el servicio de forma gratuita o establecer una cuota a las familias.

Hacer de pago el transporte escolar no obligatorio perjudicará especialmente a aquellos municipios con urbanizaciones dispersas, alejadas del centro urbano y de los equipamientos escolares.

Una de las comarcas a la que más afectará el recorte es el Vallès Occidental, donde más de 4.000 alumnos son trasladados diariamente a sus escuelas.

A mediados de julio, la Generalitat comunicaba al Consejo Comarcal del Vallès Occidental que la dotación presupuestaria del transporte escolar para el próximo curso se reduciría el 23%.

Fuentes de la Administración comarcal aseguran que el Gobierno catalán también les obliga a establecer un precio para el servicio del transporte no obligatorio, que debe oscilar entre los 265 euros y los 708 euros por alumno al año.

El Departamento de Educación no quiere confirmar las cifras y asegura que todavía se está negociando con los consejos comarcales y hasta septiembre, días antes del inicio del curso escolar, "no se sabrá nada definitivo".

Fuentes del Departamento culpan de la premura de la decisión al retraso en la aprobación de los Presupuestos de la Generalitat.Pero desde el Consejo Comarcal del Vallès Occidental ven la modificación como definitiva y ya han anunciado que se verán obligados a subir la cuota del transporte de los 65 euros anuales a los 265 euros. El coste real del servicio es de 650 euros por estudiante y curso, según esta Administración supramunicipal.

Desde Cerdanyola del Vallès, la concejal de Educación, Montse Montiel, también denuncia que los recortes supondrán la suspensión de los viajes del mediodía, de manera que el transporte escolar se limitará a un trayecto de ida y vuelta diarios.

En el lado opuesto hay comarcas, como el Tarragonès, donde el cambio de tarifas tendrá una mínima afectación. Aquí el transporte no obligatorio da servicio solo a unos 200 alumnos, que pagan una tarifa de 333 euros por curso.

La cuota está dentro de la horquilla de precios recomendada por la Generalitat, así que el Consejo tarraconense no tiene previsto modificarla.

Otras Administraciones comarcales, como la del Solsonès, afirma no tener todavía la notificación de la Generalitat, mientras que en muchas otras el personal está de vacaciones y no será posible avisar a las familias hasta principios de septiembre. Es el caso del Ripollès, donde el transporte no obligatorio es gratuito. La noticia les ha cogido por sorpresa y aseguran que hasta septiembre no se pondrán manos a la obra para estudiar las medidas que aplicar para paliar la subida de las tarifas.

En el Gironès tienen claro que no piensan aplicar la modificación de las tarifas. Sergi Baulida, responsable del área de Educación del Consejo Comarcal del Gironès se ha comprometido a mantener la gratuidad del servicio "hasta enero, como mínimo". Baulida se muestra molesto por las fechas en que la Generalitat ha comunicado el cambio. "No tenemos tiempo de avisar a los padres ni a las empresas de transporte. Se lo tenían que haber pensado antes y avisarnos con tiempo".

Indignado también se muestra Jordi Borrell, concejal de Educación de Sant Esteve Ses Rovires, en el Baix Llobregat, una comarca con la misma casuística que el Vallès Occidental, donde este tipo de transporte escolar es muy importante para municipios como Corbera, Vallirana y Esparreguera (Baix Llobregat). Borrell considera que avisar en agosto del cambio está "fuera de tono" y tacha de "inmoral" el hecho de que la Generalitat obligue a los Ayuntamientos a asumir el gasto en un momento en que las finanzas municipales están ya muy tocadas.

La casuística es muy variada en cada comarca y municipio, pero lo que sí es seguro es que Ayuntamientos y familias tendrán que volverse a estrechar el cinturón para hacer frente en septiembre a la vuelta al cole más dura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de agosto de 2011