Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La igualdad llega a la Tomatina

El Ayuntamiento de Buñol crea la mascota Tica para acompañar a Tico

La igualdad ha llegado a la Tomatina. Desde hace 10 años Tico ha sido la única mascota oficial de la fiesta. Se acabó su soledad. El Ayuntamiento de Buñol ha creado Tica para que le acompañe, para que la imagen del festejo no sea solo masculina y para reconocer la participación de las mujeres en la Tomatina. Al menos, esa fue la explicación que dio ayer Vicente Sanfeliu, director de arte de Socarrat Estudio y creador de la mascota. Como su compañero, Tica es roja, con enormes ojos saltones y las cejas levantadas en un gesto divertido pero desafiante; con las manos llenas de tomates, dispuesta a lanzarlos.

El Ayuntamiento de Buñol presentó ayer en Valencia la nueva imagen corporativa de las fiestas cuando faltan tres semanas para el gran día. Como cada año, la Tomatina tendrá lugar el último miércoles de agosto, que este año es el próximo día 31. Para esta edición -en la que se esperan unos 40.000 participantes- el Ayuntamiento anunció la compra de 120 toneladas de tomates, 15 más que el pasado año. En lo que no hay novedades es en la cooperativa donde los adquirirá, que una vez más es la de Xilxes, en Castellón. En cuanto a seguridad, los efectivos de Protección Civil y policía se doblarán respecto al año pasado, pasando a 120 y 100, respectivamente. Asimismo, el dispositivo incluye este año dos helicópteros, además de ambulancias.

La fiesta tiene más resultados en Google que Fallas o Sanfermines

A pesar de la crisis, el Ayuntamiento de Buñol ha hecho un esfuerzo por mantener el presupuesto del pasado año buscando capital privado y patrocinios. Todo por mantener la Tomatina, que supone unos ingresos de 300.000 euros en tan solo 24 horas. Javier Ruiz, presidente de la Asociación de Comerciantes de Buñol -que explota los productos de la fiesta- aseguró que las camisetas son el producto estrella de las ventas, con unas 45.000 unidades vendidas en los últimos seis años, de las cuales el 80% se adquiere el día del evento. Las camisetas se venderán este año en botes a imitación de los de tomate, fabricados en cartón y con información, en el etiquetado, de la fiesta y de Buñol en varios idiomas.

Ruiz se refirió también a la importancia de Internet como canal de comunicación del festejo, aunque "en Buñol ya se conocía la potencialidad de la Tomatina antes de Google", bromeó. Lo cierto es que su fama crece día a día. Una búsqueda en Google ya ofrece más resultados de la fiesta de Buñol que de San Fermín o Fallas. Para adecuarse a este fenómeno, la web ha sido traducida al inglés y se ha rediseñado con una imagen más fresca y moderna. Pronto, la web de la Tomatina también estará disponible en alemán y japonés para contribuir a "explotar mejor" el evento y difundir su mensaje de "diversión y respeto, que es la esencia de esta fiesta", añadió Rafael Pérez, concejal de Buñol.

El Ayuntamiento de Buñol aprovechó la presentación de ayer para avanzar las novedades que estudia para 2012. Y es que el espacio se queda pequeño para la fama mundial de la fiesta. Por eso la Corporación municipal está estudiando, junto con los cuerpos de seguridad que habitualmente intervienen en la fiesta, la posibilidad de ampliar el aforo. Pérez admitió que esto implica numerosas dificultades, puesto que el recorrido transcurre por el casco antiguo, formado por calles estrechas, y finaliza junto a un puente, pero se intentará con el fin de poder albergar a más visitantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de agosto de 2011