Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

También hay indignados en Israel

Londres, Reino Unido

Considero enormemente significativas las multitudinarias manifestaciones que en estos días están teniendo lugar en diversas ciudades de Israel en demanda de de mejoras sociales y como reacción a la política del Gobierno de Netanyahu.

Creo que estas protestas son especialmente relevantes porque contrastan en gran medida con el estereotipo de una sociedad militarizada, violenta y obsesionada con la guerra contra sus vecinos (y ciudadanos) árabes. Y aunque no deja de ser cierto que el pueblo israelí tiene aún muchos deberes pendientes en relación con diversas materias por todos conocidas, estas manifestaciones también nos muestran el lado más humano y universal de unas personas que, a fin de cuentas, lo que quieren es vivir en paz y tener una educación, una sanidad y un trabajo decentes.

Al igual que sus vecinos en el llamado Oriente Próximo o aquí en España, se alzan a favor de un cambio que, aunque como indica David Grossman (EL PAÍS, 7 de agosto de 2011), aún no se sabe con seguridad dónde desembocará, puede facilitar el camino hacia la paz y estabilidad en la región y un examen crítico de la propia sociedad israelí y sus valores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de agosto de 2011