Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis obliga a los Ayuntamientos a reducir la contratación de préstamos

En la pasada legislatura se formalizaron créditos por 208 millones en Gipuzkoa

La crisis económica ha retraído en los últimos años a los Ayuntamientos a la hora de formalizar préstamos y evitar, de este modo, que se diera un aumento desmedido del endeudamiento de las arcar locales. Durante la anterior legislatura 2007-2011, un total de 48 Consistorios de Guipúzcoa contrataron créditos bancarios por una suma de 208 millones de euros, según se desprende de un informe elaborado por la Hacienda guipuzcoana al que ha tenido acceso este diario. En ese periodo se concertaron hasta 90 operaciones de crédito, que dejaron la deuda viva de los municipios de la provincia en los 485 millones de euros. Así, Gipuzkoa arrastra en estos momentos una deuda de 690 euros por habitante.

Hondarribia, Orio y Zumaia figuran entre los 12 con la deuda a cero La mayoría de los préstamos se contratan por un periodo de 15 años

El pasado ejercicio fue cuando más reflejo tuvo el impacto de la recesión económica, puesto que aumentó el número de préstamos solicitados (30 en total) y el importe de los mismos disminuyó considerablemente. Comparando con 2009, se realizaron tres operaciones más, pero por el montante solicitado se redujo en 25 millones, debido fundamentalmente "a las dificultades presupuestarias de las entidades locales", según el documento de la Hacienda.

El 59% de los créditos se formalizaron Kutxa, que financió el 49% de los 208 millones solicitados. Los Ayuntamientos que acudieron a otras entidades bancarias fueron, en la mayoría de los casos, los de tamaño grande o medio. Una gran parte de las operaciones se suelen tramitar en los últimos meses del año, como consecuencia de la ejecución del presupuesto local y de las inversiones contempladas en el mismo. Sólo en los cinco primeros meses de este año, hasta la celebración de las elecciones municipales y forales, se autorizaron 10 préstamos, cuando en el mismo periodo de 2007 fueron 24.

Por su peso específico en la provincia, destaca la alta demanda crediticia que ha desarrollado el Ayuntamiento de San Sebastián durante la pasada legislatura, cuando gobernó el tripartido PSE-Aralar-Alternatiba. De entre los 90 préstamos cerrados en Gipuzkoa destacan los 12 de San Sebastián, que suponen la mitad (104,2 millones de euros) de la cantidad autorizada en el conjunto de la provincia. El principal Consistorio cerró el pasado ejercicio con deuda viva de 205 millones de euros, cifra que no parece muy probable que pueda disminuir a lo largo de este año.

La deuda es uno de los termómetros que manejan las administraciones públicas para calibrar su margen para afrontar operaciones de gasto e inversiones de capital. Muchos Ayuntamientos también han aprovechado las inyecciones económicas que llegaron del Gobierno central, a través de los fondos de para inversiones locales, para atenuar los efectos de la crisis y aparcar temporalmente la opción de los préstamos bancarios.

El alcalde donostiarra, Juan Karlos Izagirre, de Bildu, ya ha advirtió la semana de la "delicada" situación económico-financiera que atraviesan las arcas locales, aunque tal argumentación fue rápidamente rebatida desde las filas socialistas desmintiendo que esté en peligro la tesorería y que la herencia que dejaron no es tan catastrófica. El equipo de gobierno ha optado por reducir considerablemente las inversiones para no incurrir en gastos que luego no puedan ser soportados con los ingresos corrientes que genera la administración municipal. "No se invertirá más en hormigón y sí en los barrios y en las personas", anunció el regidor independentista.

Conviene recordar que hace una década la deuda de San Sebastián estaba situada en 89,6 millones. En la actualidad, la deuda por habitante en esta ciudad es de 1.112 euros, muy por encima de la media del territorio histórico. Ha sido San Sebastián la que, debido al aumento de su endeudamiento, ha hecho subir de forma acusada el promedio provincial.

Tampoco es muy halagüeña la situación que presentan Zarautz y Tolosa, cuyos niveles de endeudamiento están en el 8% y el 15%, respectivamente, con deudas que superan de largo la del resto de municipios.

En el polo opuesto a la capital guipuzcoana se encuentran Hondarribia y Orio, por ejemplo. Son dos casos en los que su casillero de deuda viva se encuentra a cero. Casualmente, en ambos casos, en los últimos siete años no han recurrido a ninguna operación crediticia con los bancos. Zumia fue la localidad que el año pasado logró neutralizar su deuda, con lo que ya son 12 los Consistorios que tienen a cero su deuda.

Aunque 2010 fue un año complicado para los Ayuntamientos, y 21 de estos tuvieron que solicitar préstamos, hubo 52 consistorios que lograron reducir la deuda, que se concentra principalmente en los entes locales de tamaño superior a la media.

Los datos

- Préstamos: Los Ayuntamientos de Gipuzkoa contrajeros 90 créditos en la última legislatura por 208 millones, de los que la mitad correspondieron a San Sebastián.

- Deuda: La deuda viva de Gipuzkoa al término de 2010 ascendía a 485 millones, lo que supone 1.112 euros por habitante.

- Endeudamiento El nivel de endeudamiento (ingresos que se destinan a pagar cargas financieras) es del 6%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de agosto de 2011

Más información