Conil, Barbate y Vejer rechazan los parques eólicos marinos

Los alcaldes de los municipios gaditanos reiteran su negativa al proyecto aunque los astilleros de Puerto Real se encarguen de la construcción

Ni siquiera los cientos de puestos de trabajo que puede crear la construcción de parques eólicos marinos en los astilleros de Cádiz hace variar la posición de los Ayuntamientos de Conil, Barbate y Vejer, en cuya costa han puesto su mirada la mayoría de empresas energéticas que quiere sacar adelante este tipo de proyectos. Sus alcaldes, de IU, PSOE y PP, no quieren molinos frente a sus playas ni en sus zonas habituales de pesca. El de Conil, Antonio Roldán, de IU, propone a las compañías que busquen una zona industrial y sugiere que un posible lugar de ubicación sería la bahía gaditana, justo enfrente de las factorías navales donde se van a fabricar los aerogeneradores.

El acuerdo firmado entre Acciona Energía y la empresa naval Navantia ha vuelto a abrir en la provincia gaditana el debate sobre la idoneidad de ubicar parques eólicos marinos en el litoral de Cádiz. La presidenta de la compañía energética, Carmen Becerril, confirmó que entre sus planes sigue estando el proyecto Mar de Trafalgar, con 1.000 megawatios de potencia, ubicado frente a Conil, Barbate y Vejer, aunque reconoció que una de las dificultades que entraña este reto es el superar el rechazo social contra estas instalaciones.

La plataforma contraria se reactiva tras el anuncio de Acciona
Más información

Para reducir esta fuerte oposición, Acciona confiaba en el anuncio de que gran parte de los futuros parques eólicos marinos que se harán en España se encargarán a los astilleros de Navantia en Puerto Real (Cádiz).

La empresa recordó que zonas industriales deprimidas como Bremerhaven, en Alemania, lograron remontar y crear 1.200 empleos gracias a la creación de un polígono especializado en este tipo de energía. Pero estos argumentos no enternecen a los municipios gaditanos donde más interés existe por ubicar estos molinos.

Hace siete años, cuando empezó a surgir el interés de las compañías de energía, los Ayuntamientos de Conil, Barbate y Vejer, tras las reclamaciones de pescadores y vecinos, se cerraron en banda a negociar siquiera las condiciones para albergar aerogeneradores en el mar. La Junta de Andalucía se alió entonces con ellos. "Sin consenso social, no se pondrán molinos", llegó a decir el entonces presidente, Manuel Chaves. Una máxima que se sigue manteniendo hasta hoy.

Las elecciones del 22 de mayo han favorecido que ahora el rechazo a los parques eólicos marinos en la costa gaditana sea tripartito. No los quiere el nuevo alcalde de Vejer, José Ortiz, del PP. "Mantenemos la postura. Rechazo frontal". El de Barbate, Rafael Quirós, del PSOE, también insiste. "Estamos a favor de que haya carga de trabajo en los astilleros pero los molinos no se ponen enfrente de nuestra costa. Lo defenderé a muerte". El Conil, Antonio Roldán, de IU, se une a la voz de las localidades vecinas pero añade una sugerencia a Acciona. "Que se pongan en todo caso en la bahía de Cádiz, frente a los astilleros, pero no donde están las playas y los pescadores tradicionales".

El posicionamiento de los alcaldes es la representación de lo que la presidenta de Acciona Energía, Carmen Becerril, definió como uno de los grandes obstáculos para desarrollar esta energía. La costa gaditana interesa por sus características de viento y profundidad.

Hasta ahora solo el exalcalde socialista de Chipiona Manuel García había apoyado abiertamente que hubiera molinos frente a su localidad pero el proyecto que impulsaban el Ayuntamiento, la Universidad y la empresa Magtel se vino abajo justo antes de las elecciones. García perdió el 22 de mayo la alcaldía, que ahora ostenta el PP. Durante el anterior mandato los populares rechazaron también los molinos en la costa de Chipiona.

El anuncio de la presidenta de Acciona ha removido también a la plataforma ciudadana que se creó en Conil, Barbate y Vejer contra los molinos, que reunió a partidos, pescadores, empresarios, sindicatos y vecinos. El temor a que el interés por esta costa se reactive bajo la consigna de la necesidad de crear empleo ha hecho a sus promotores volver a prepararse por si son necesarias nuevas movilizaciones.

Unos jóvenes juegan al fútbol en una playa de Conil.
Unos jóvenes juegan al fútbol en una playa de Conil.GARCÍA CORDERO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción