Madrazo deja EB tras el escándalo con el PNV en Álava

El exlíder izquierdista dice que no es responsable y abandonará la militancia

Javier Madrazo abandona el barco. Han tenido que pasar cuatro días para que el ex coordinador general de Ezker Batua (EB) y exconsejero del Gobierno vasco con Juan José Ibarretxe (PNV) haya respondido a lo revelado por el PNV el pasado jueves: una negociación por puestos y dinero a cambio del voto favorable de sus dos junteras en Álava en el fallido intento de reelección del diputado general peneuvista Xabier Agirre. "Este viaje ha tocado a su fin. Espero que siga para todas las compañeras y compañeros de Ezker Batua-Berdeak. Para mí habrá otros destinos", afirmó ayer en su blog desde Huelva, donde se encuentra de vacaciones con su familia, tras anunciar que en los próximos días se dará de baja como militante de la formación que ha dirigido con mano de hierro desde mediados de los 90.

Madrazo aseguró que quienes quieren imputarle responsabilidad en lo ocurrido en la negociación con el PNV en Álava "no tienen ninguna razón para hacerlo". El propio Agirre le señaló como uno de los interlocutores de EB en las conversaciones. Además, apuntó también al brazo derecho de Madrazo, Serafín Llamas, como la persona que planteó que, cuanto más dinero y puestos recibieran, menos exigentes serían en el acuerdo programático, que exigía la recuperación del impuesto del patrimonio y una reforma de la ley electoral foral. "Se va para que no le echen", coinciden varios dirigentes de EB consultados.

Madrazo, exconsejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno de Ibarretxe, le pasó el testigo a Mikel Arana en 2009 cuando dejó el cargo de coordinador general de EB. En 2010 abandonó la presidencia de EB al estallar la batalla interna entre sus seguidores y la oposición liderada por Arana, al que respalda la dirección federal de Izquierda Unida.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS