Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'ALTER EGO' EN LA SOMBRA EN EL PSOE Y EN LA POLÍTICA ANTITERRORISTA | El nuevo candidato socialista para las generales | Retratos de Rubalcaba

Un ministro eficaz

"La lucha armada ya no procede". Hace unos días leímos estas palabras pronunciadas en la cárcel por Txeroki, uno de los últimos jefes de ETA que creyeron poder doblegar al Estado de derecho a golpe de asesinato. La frase ilustra muy bien lo que ha significado Alfredo Pérez Rubalcaba como ministro del Interior en la lucha antiterrorista: es la imagen de la derrota de ETA.

Cuando Alfredo llegó al Ministerio del Interior, vivíamos el llamado "proceso de paz" de 2006. Durante meses, trabajé en contacto permanente con él, y recuerdo su insistencia en que debíamos acabar con la ficción de que ETA mataba para negociar, porque ETA siempre ha matado para imponer sus dictados. Ambos compartíamos que el diálogo no podía desbordar el marco de la Constitución, de las reglas que nos hemos dado.

Le escuché muchas veces que había que mantener activas a las Fuerzas de Seguridad del Estado y estar preparados para una posible ruptura del proceso. Por eso, todos los comandos que ETA tenía preparados cuando rompió la tregua fueron desactivados. No ha habido ministro del Interior más eficaz frente al terrorismo. Le admiro por su trayectoria política, por su habilidad para combinar la visión a corto y medio plazo y la perspectiva histórica. Pero, sobre todo, es mi amigo. Un tipo sin dobleces que se remanga a pie de obra. Y un gran conversador. Compartir con él unas cañas es una delicia.

No descubro nada si hablo de su inteligencia, de su ironía, de sus reflejos para acallar a quienes le desafían sin argumentos, de que es un excelente comunicador. Pero me emociono aún recordando su capacidad para consolar con las palabras adecuadas a los familiares de personas asesinadas por ETA. Cada minuto que ha trabajado para acabar con la banda terrorista ha tenido en cuenta a las víctimas. Cuando fui nombrado consejero, intensificamos la coordinación entre los Gobiernos para combatir a ETA en todos los frentes. Hoy, en la recta final para acabar con el terrorismo etarra, debemos tener presente que su desaparición será mérito de muchos. Pero, sin duda, la historia sabrá reconocer el gran papel de Alfredo para ganar esta batalla.

Rodolfo Ares es consejero de Interior del Gobierno vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2011