Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:El nuevo candidato socialista para las generales | La renuncia a los cargos en el Gobierno

¿Alcance mínimo?

En el Gobierno y el PSOE no quieren dar excesiva trascendencia a esta nueva crisis del equipo que arropa a José Luis Rodríguez Zapatero en el Ejecutivo. Dicen con la boca pequeña, porque a muchos ministros les falta tanta información como a los periodistas, que el alcance de esta remodelación será "mínimo". Pero en realidad no lo saben. Zapatero no emite. Sus más próximos, el núcleo duro, se negaban ayer a especular. Quieren que pase este fin de semana a mayor gloria del candidato Rubalcaba. El lunes o el martes comparecerá en rueda de prensa Zapatero, lo explicará todo y dará los nombres de los relevos.

Pero tampoco hay muchas opciones, salvo sorpresa de última hora, que no se espera. Quedan pocos meses para las elecciones, se adelanten o no, que tampoco se puede certificar, y en la cantera del PSOE no sobran referentes políticos de peso para llenar puestos tan clave como el de vicepresidente primero, portavoz del Gobierno o ministro del Interior. Lo lógico es el continuismo. Por eso se barajan los nombres de Ramón Jáuregui para ministro de Presidencia y portavoz (como ya fue Rubalcaba hasta 1996) y de Antonio Camacho para Interior, donde lleva siete años como segundo de a bordo.

El presidente, Rubalcaba y José Blanco, esta nueva versión de la mesa camilla del socialismo español, aún no han entrado en detalles sobre cómo encarar esta etapa final del último Gobierno del zapaterismo. ¿Decidirá los nombres solo Zapatero? ¿Recibirá Blanco un premio en forma de ascenso por los trabajos realizados? ¿Querrá dejar su impronta Rubalcaba con alguna aportación de su cosecha? ¿Quedará vacante la vicepresidencia primera y se correrá el escalafón sin más? Muchas preguntas sin respuesta. Ayer, y ya fue curioso, no comunicó esta salida del Gobierno el presidente, sino el afectado, sentado como portavoz de un Ejecutivo al que ya apenas representa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2011