Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un consejero de Camps adjudicó obra pública a quienes le hicieron el chalé

La oposición considera "extraña" la coincidencia y exige a Blasco las facturas

El arquitecto valenciano Vicente Guallart, desde hace poco arquitecto jefe de la ciudad de Barcelona, diseñó un chalé de 450 metros cuadrados entre los años 2003 y 2006 al entonces consejero de Territorio y Vivienda del Gobierno autónomo, Rafael Blasco, hoy portavoz del PP en las Cortes Valencianas. Hizo ese encargo mientras Blasco le adjudicaba, a través del Instituto Valenciano de la Vivienda, el proyecto denominado Sociópolis, consistente en la construcción de 184 viviendas de protección social en la huerta de Valencia. La empresa que construyó la residencia del exconsejero del Gobierno de Francisco Camps en Alzira pertenecía a Franjuán Obras Públicas, la misma que en 2005 consiguió, en unión temporal con Enrique Ortiz (imputado en los casos Gürtel y Brugal) la adjudicación del proyecto de Sociópolis, evaluado en 33 millones de euros.

La información, revelada ayer por el diario Levante, suscitó las críticas de la oposición. La diputada socialista Clara Tirado calificó de "muy extraña" la cadena de coincidencias y exigió a Blasco que muestre las facturas de las obras para demostrar "que pagó con dinero de su sueldo y del de su mujer". La esposa de Blasco es Consuelo Ciscar, directora del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), que hizo en 2003 a Guallart la estrella de una bienal de arte y organizó en 2007 una exposición del arquitecto en el museo, dependiente de la Generalitat. Por su parte, la diputada de la Coalició Compromís Mireia Mollà también reclamó a Blasco que exhiba las facturas para que "no haya dudas de si recibió algún tipo de contraprestación a cambio de adjudicar por 33 millones un contrato". Mollà añadió que Blasco "se ha mostrado en los últimos tiempos muy preocupado por las reformas de las viviendas de miembros de la oposición, hasta el punto de que su partido ha llegado a emprender acciones judiciales en ese sentido", en alusión a la denuncia contra el portavoz socialista en la pasada legislatura, Ángel Luna, que acabó archivada.

El chalé de Blasco y su esposa en Alzira tiene ascensor, cuenta con piscina cubierta y forma parte de una finca de naranjos en la que se rehabilitó una casa de campo ya existente. Además de otra piscina, al aire libre, y de una pista de tenis, la finca tiene otra construcción separada, destinada a un hijo de la pareja, Rafael Blasco Ciscar.

Blasco, que fue consejero en la época del presidente socialista Joan Lerma y dejó el cargo por un escándalo del que al final fue absuelto, ha sido titular de diversas carteras en las etapas de Gobierno del Partido Popular. Tras las elecciones del 22 de mayo dejó de ser consejero de Solidaridad y Ciudadanía. Su gestión de las ayudas a la cooperación está siendo investigada por la Fiscalía Anticorrupción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de julio de 2011