Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas limitará las tarifas de Internet móvil cuando se viaje dentro de la UE

Kroes quiere eliminar el cargo extra que se aplica a llamadas y SMS en 2015

Una de las mayores preocupaciones que tienen los ciudadanos cuando viajan al extranjero es que, a la vuelta, no se encuentren una factura descomunal de móvil. La Comisión Europea, sensible a esa preocupación y a los abusos de las compañías, impuso hace cuatro años unos precios máximos para las llamadas y mensajes de texto (SMS) que se realizan o se reciben en otro país de la UE, y que se actualizan a la baja cada verano, coincidiendo con el 1 de julio. Sin embargo, no contó con la conexión a Internet por móvil, porque entonces aún era minoritaria.

Ahora quiere extender esos precios máximos a Internet móvil, ya que dada la generalización de los smartphones (teléfonos inteligentes) y tabletas se ha convertido en un hábito común navegar o mirar el correo electrónico en movilidad.

La Comisión Europea propondrá este miércoles la imposición por primera vez de un límite al precio final de 90 céntimos por megabyte que comenzará a aplicarse en julio del próximo año, y que se reducirá hasta los 70 céntimos en julio de 2013 y a 50 céntimos un año después.

La iniciativa ha partido una vez más de la comisaria de la Agenda Digital, Neelie Kroes, verdadero azote de las compañías de telefonía, que ha denunciado que la limitación en vigor de las tarifas al por mayor que se cobran las compañías entre sí (50 céntimos por mega) no se ha trasladado a sus abonados, que tienen que pagar una media de 2,6 euros por mega cuando viajan a otro país de la UE cuando en su propio Estado pagan en torno a cinco céntimos.

El único límite que se aplica ahora a la descarga de datos por Internet en itinerancia acaba de entrar en vigor el 1 de julio, y consiste en un tope de consumo mensual total que se activa de forma automática en 50 euros (a menos que el consumidor contrate otro límite). Los operadores tienen también que enviar a los usuarios un SMS de advertencia cuando se alcanza el 80% del límite contratado.

Kroes también quiere ampliar el régimen de precios máximos hasta 2016, aunque realmente su objetivo declarado es que desaparezcan completamente en 2015, de forma que una llamada o un SMS cueste lo mismo si se hace dentro del país propio que desde cualquier otro de la Unión Europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de julio de 2011