Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El intruso

Confieso que me adentré en el Federico Sánchez se despide de ustedes de Semprún animada por ese calor que desprende la obra de quien acaba de marcharse. Sean cuales fuesen los motivos, abrí el libro y me quedé literalmente atrapada. De todos los episodios históricos que Jorge Semprún viviera en primera persona, tal vez el menos vibrante fuera su paso por un Consejo de Ministros de un país ya democrático; sin embargo, la perspicacia política y psicológica con que sabe contar cómo el aparato de los partidos asfixia los talentos individuales convierte esta narración sobre su experiencia como ministro de Cultura en todo un tratado sobre el poder.

Parece que el libro caía en mis manos en el momento en que viene más a cuento: estos días en que, aun de manera dispersa y poco articulada, se respira en el aire un descrédito de aquellos a los que pagamos por hacer de la política su profesión. Leía la descripción de cada uno de los componentes de un Consejo de Ministros y me parecía estar asistiendo a la biblia de personajes de la comedia humana: el que ostenta el poder en la sombra, el que adula por sistema, el iluminado, el que calla, el que repite lo que otros dicen, el que es mentira de la cabeza a los pies. ¿Cuál es el papel que le correspondería a Semprún en esta visión del mundo acotada entre cuatro paredes de La Moncloa? Por suerte para nosotros, él es el espía, el retratista que a pesar de sufrir en carne propia el exilio, el campo de concentración o el extrañamiento de sus camaradas siempre sintió el alivio de usar lo vivido como materia prima literaria.

Leer este libro en concreto es entender cómo la política no está exenta de la mezquindad que intoxica cualquier centro laboral. En ocasiones, en ese universo, también brilla la inteligencia, pero a menudo es ahogada por la ambición o la envidia de otros. La vida misma.

Sobre la firma

Elvira Lindo

Es escritora y guionista. Trabajó en RNE toda la década de los 80. Ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por 'Los Trapos Sucios' y el Biblioteca Breve por 'Una palabra tuya'. Otras novelas suyas son: 'Lo que me queda por vivir' y 'A corazón abierto'. Colabora en EL PAÍS y la Cadena SER. Es presidenta del Patronato de la BNE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción