Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa cuestiona la eficacia y los costes de la guerra en Libia

La muerte de civiles por bombas de la OTAN dispara el rechazo político y social

A una semana de cumplirse los 100 días de la intervención de la OTAN en Libia, la sensación de fracaso crece entre los aliados. Los bombardeos no han logrado forzar la salida de Gadafi y han puesto al límite los pocos recursos con los que cuentan unas fuerzas aéreas atenazadas por la crisis económica. Para colmo, los recientes errores de la Alianza que han causado víctimas tanto civiles como de combatientes rebeldes libios a los que se pretende ayudar han minado la credibilidad de las operaciones aliadas.

Todo ha contribuido a disparar el rechazo político y social de una guerra que parece no ir a ninguna parte. En Francia, Reino Unido, EE UU, Italia, Holanda, Noruega... se alzan voces contra la estrategia en Libia y ponen en duda la continuidad de la misión aun cuando se pueda conseguir una agónica prórroga de tres meses. El reparto de las cargas financieras de la campaña ha llevado a algunos aliados, como Reino Unido, a debatir en público su coste. Francia asegura que ha gastado 100 millones de euros en tres meses, y España 43 millones en el mismo tiempo. Según las encuestas, los europeos quieren un cambio de régimen en Libia, pero sin pagar fortunas por ello.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de junio de 2011