Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI reclama una reforma laboral "más valiente" que abarate el despido

El Fondo alaba las medidas del Gobierno español, pero le pide que no dé tregua en los cambios porque el proceso de saneamiento no se ha completado

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reclama a España una reforma laboral "más valiente" que reduzca los costes del despido, flexibilice la negociación colectiva y huya del vínculo entre inflación y revisión de los salarios, según las conclusiones del informe anual sobre España que prepara el organismo. En líneas generales, el FMI alaba las reformas económicas llevadas a cabo por el Gobierno de Zapatero como "fuertes y de amplio alcance", que han ayudado a la economía a recuperarse y reequilibrarse, pero indica que el "saneamiento de la economía está incompleto y los riesgos son considerables". Por eso reclama que no se dé tregua en las reformas, especialmente en el mercado laboral.

El organismo cree que harán falta ajustes por 20.000 millones hasta 2014

El informe pide al Gobierno que controle el gasto de las comunidades

"El mercado laboral se está reformando en la dirección correcta", admite el Fondo, pero los cambios no ofrecen confianza en una mejora a la altura de la gravedad del problema. Por eso, cree necesaria una reforma "más valiente". "La política debe pecar por exceso de audacia más que de gradualismo". El FMI señala que "las indemnizaciones por despido deberían continuar rebajándose", al menos hasta llegar a los niveles medios de la UE, que no precisa, y diseñarse de modo que se incentive la contratación fija (como en el contrato único con indemnización creciente con la antigüedad). También dice que los agentes sociales deben desvincular la evolución de los salarios de la inflación y ligarla a la productividad.

Asimismo, propugna una descentralización de la negociación colectiva y anima a los interlocutores sociales a aprovechar la reforma recién aprobada y a los partidos a mejorarla en el trámite parlamentario. Pero "si no hay signos claros e inmediatos de que la reforma esté produciendo la necesaria flexibilidad a nivel de empresa, debería introducirse una reforma más radical", concluye.

El informe aplaude las medidas del Gobierno, que han "ayudado a fortalecer la confianza del mercado", de un modo crítico no solo para España sino para toda la zona euro. "Las autoridades han demostrado capacidad de reacción", dice el informe, que cita como ejemplos la reforma de las pensiones, la de las cajas de ahorros y la laboral.

El Fondo espera una modesta recuperación impulsada por las exportaciones, con un crecimiento del PIB del 1,5%-2% en el medio plazo, un ritmo moderado ante la necesidad de "corregir los desequilibrios acumulados, el alto desempleo, la consolidación fiscal, y las todavía restrictivas condiciones financieras", añade.

Los economistas del organismo, además, advierten que predominan los riesgos a la baja. A corto plazo, las condiciones financieras podrían deteriorarse aún más, con efecto sobre el Estado, el sistema financiero y la economía real. A medio plazo, una recuperación lenta y con alto paro podría alimentar el ciclo a la baja de los precios de la vivienda, y retrasar el saneamiento bancario y la reducción de la deuda de las empresas, socavando el crecimiento.

En esa situación, "la agenda política sigue siendo difícil y urgente, no puede haber tregua" en el apartado fiscal, financiero, laboral y de otras reformas estructurales. "Un amplio apoyo político y social ayudaría a esta amplia estrategia", subraya el informe.

El Fondo confía en que se alcance este año el objetivo de un 6% de déficit, aunque eventualmente podrían ser necesarias algunas medidas más. Para años sucesivos, "el logro de los objetivos de déficit a medio plazo es probable que requiera medidas adicionales", que el FMI cifra en el 2% del PIB (unos 20.000 millones) hasta 2014.

El FMI advierte especialmente del riesgo de que las comunidades autónomas no cumplan y reclama, como hizo la semana pasada el Banco de España, una mayor transparencia, con la publicación de los planes de reequilibrio y un desglose mensual de los datos de ejecución presupuestaria. Además, pide al Gobierno que aplique estrictamente los mecanismos de control, "incluyendo el sistema de autorización de endeudamiento y la retención de las transferencias discrecionales que cofinancian gasto". A más largo plazo aconseja un consejo fiscal independiente. También pide privatizaciones y que se automatice la cláusula de sostenibilidad de la reforma de las pensiones que propugna, por ejemplo, nuevos retrasos en la edad de jubilación si aumenta la esperanza de vida.

El informe reconoce que persisten las presiones sobre el sector financiero porque las perspectivas de rentabilidad no están claras y los inversores "siguen sin estar seguros de si las pérdidas relacionadas con el sector inmobiliario han sido plenamente reconocidas".

El FMI valora positivamente la eliminación de la deducción fiscal a la compra de vivienda. Estima, además, que son necesarios más avances en la apertura de los servicios profesionales y en la reducción de las restricciones en los horarios de apertura del comercio minorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de junio de 2011