Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Versos de trago corto

Iniciativa solidaria para vender poemas en una botella

Los mensajes en una botella pueden ser un canto desesperado, una petición de socorro. También pueden ser mensajes de esperanza, que alguien arroja al azar para que otros los encuentren. Y un poco de ambas cosas, quizá más de lo segundo, tienen los pergaminos solidarios encerrados en recipientes de cristal del proyecto Desde la otra orilla, que ayer presentó Francisco Mateu, propietario del restaurante Chez Lyon de Valencia. Se trata del comercio de poesías encerradas en una botella que se venderán en el Museu Valencià de la Il·lustraciò i la Modernitat (Muvim) y en el propio restaurante.

Poemas manuscritos por los propios autores y firmados, publicados previamente o no, que el aficionado a la poesía podrá llevarse a su casa por el precio de cuatro euros. Los beneficios íntegros del proyecto se dedicarán a una organización no gubernamental, la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de la Comunidad Valenciana, Aspanion.

El Muvim y el restaurante Chez Lyon de Valencia venderán los textos

Mateu, poeta sin remedio que desde hace mucho tiempo regala a clientes sus versos, edita poemarios y promociona la lectura con el "poema del día" a la puerta del local, hace años que metió por primera vez un texto en una botella. Sus poemas para náufragos, que de vez en cuando regalaba a amigos y clientes, gustaron al diseñador Daniel Nebot, que le ha ayudado en la iniciativa, y se propuso dar forma a un proyecto más ambicioso. Numerosos poetas valencianos han mostrado interés. Ayer ya había textos de Manuel Talens o Vicente Ponce, aunque los 200 primeros versos de trago corto, listos para saborear, son del propio Mateu. El Muvim se encargará de vender el grueso de ellos, pero el poeta-restaurador, que lo mismo da refrigerio al cuerpo que alimenta el alma, espera que locales amigos compren y pongan en lugar visible las botellas para impulsar la idea. También confía en que un sponsor pague los envases.

De momento, el bar-librería El Dorado, la "ansiada patria de poetas sedientos", que ya organiza jornadas poéticas, llevará la iniciativa de los náufragos a su festival de poesía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 2011