Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una de cal y otra de arena

La valoración económica que hace el perito de la concesionaria por cada uno de esos impactos "imprevistos" es de 320.020.224 euros por el desdoblamiento de la M-407 y 100.123.906 euros por no haberse ampliado la autopista a Córdoba.

En estas condiciones, dice la parte recurrente, la concesión es económicamente inviable ya que no conseguiría en ninguno de sus 36 años de vida ni siquiera hacer frente al servicio de la deuda. Añade en su escrito, del 31 de marzo de 2011, que si no logra la indemnización se verá abocada al concurso con la consiguiente liquidación de la concesión. Esto obligaría al Estado a abonar los costes de expropiación, el valor de las obras ejecutadas pendiente de amortización y el valor de otros inmuebles incorporados a la concesión. En su opinión, eso produciría un grave quebranto económico para el Estado, paralelo al de la propia concesionaria.

El tramo desdoblado de la M-407, que entró en servicio en mayo de 2007, discurre desde en punto de la M-506 a otro de la M-404. Es una autovía de 11,6 kilómetros que transcurre en paralelo a la AP-41 entre Fuenlabrada y Griñón y entre la AP-41 y AP-42.

Según el Supremo, parece claro que su entrada en funcionamiento ha restado tráfico a la AP-41. El perito de la concesionaria asegura que esa ampliación ha originado muchas pérdidas, tantas que han sido definitivas para impedir su viabilidad. Pero según los magistrados, el desdoblamiento no es un hecho extraordinario e imprevisible. De hecho, "ha sido otra Administración la que, atendiendo a los intereses públicos relacionados con la red de carreteras autonómicas ha decidido llevar a cabo el desdoblamiento de la M-407, es decir, de 11,6 km". Esa es la razón por la que el Tribunal Supremo, en este caso, rechaza las pretensiones de la concesionaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de junio de 2011