Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosell reclama otra reforma laboral para reducir el paro

La CEOE pide un recorte del número de funcionarios

España necesita otra reforma laboral si no quiere tardar "muchos años en reducir la tasa de desempleo", explicó ayer el presidente de la CEOE, Juan Rosell, en la asamblea general de la organización. Ni la reciente reforma de la negociación colectiva ni la pasada reforma laboral -la enésima en democracia- son suficientes para la patronal. "La empresa necesita un marco laboral flexible, que le permita organizar mejor sus recursos humanos, y que haga atractiva la contratación de trabajadores indefinidos", justificó.

En su discurso ante la asamblea de la patronal, Rosell no precisó si esta reforma debe afrontarse ya. Sindicatos, empresarios y el Ministerio de Trabajo tienen abierta una mesa de diálogo sobre cómo impulsar la contratación parcial y combatir el desempleo juvenil. No obstante, el vicepresidente de la CEOE y presidente de la Cepyme, Jesús Terciado, admitió que este no es el marco para una nueva reforma laboral.

Santiago Herrero asume la décima vicepresidencia de la patronal

Sobre la reforma de la negociación colectiva, Rosell recuperó el discurso más crítico que había dejado de lado. El martes en Santander había dicho que le gustaba "la música" del decreto de reforma. Ayer ante la asamblea de la CEOE, un órgano integrado por la élite patronal, no entonó ningún matiz y calificó de "decepcionante y desequilibrado" el resultado final. La CEOE confía en que en el trámite parlamentario el decreto de reforma se aproxime más a sus demandas. Para Rosell, como para el Banco de España, según la memoria anual que publicó ayer, uno de los problemas del mercado laboral es la "rigidez de un mercado de trabajo en el que no existen mecanismos de flexibilidad salarial o de ordenación del tiempo o de trabajo".

Junto a las reformas laborales, el líder de la patronal centró su discurso en reclamar austeridad a las Administraciones públicas. Para ello, advirtió de que no basta con la rebaja de salarios decretada el año pasado. Los empresarios también reclaman el despido de funcionarios. Es necesario recortar el número de empleados públicos, opinan.

Esta propuesta persigue rebajar los gastos corrientes de la Administración. Según la opinión del presidente de la CEOE, la austeridad con la inversión pública solo puede mantenerse durante un periodo corto de tiempo. Así que hay que dirigir la tijera a los gastos corrientes, como el de personal. Añadió que "será necesaria una participación creciente del sector privado" en servicios públicos o en infraestructuras.

En un discurso marcado por las demandas de reformas, Rosell también pidió reordenaciones en la educación y en el campo energético. Menos contundente fue al hablar de política medioambiental, revestido con un lenguaje liberal, pidió comprensión a las autoridades y que "tengan en cuenta el impacto que sobre la competitividad de nuestra industria tiene la regulación".

En la asamblea, el tesorero de la CEOE, Jesús Morte, también anunció que ha llegado la austeridad al seno de la patronal. Según sus cuentas, la patronal tuvo un déficit de 97.000 euros el año pasado. Para este, en cambio, prevé cerrar el ejercicio en equilibrio, pero eso supondrá un recorte en los gastos del 10%.

Rosell también aprovechó la asamblea para anunciar el nombramiento de Santiago Herrero como vicepresidente, será el décimo de la CEOE. Herrero, líder histórico de la patronal andaluza, compitió el pasado diciembre con Rosell por la presidencia de la organización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de junio de 2011