Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Maqbool F. Husain, pintor de la independencia india

Con 90 años se exilió en Londres por el fanatismo religioso

Ilustrador de vallas publicitarias en Bollywood, director de cine y prolífico pintor, la obra de Maqbool Fida Husain se extendió durante tres cuartos de siglo y le convirtió en uno de los artistas más famosos de India. Indiferente a política y religión, aunque musulmán de nacimiento, sus representaciones de deidades hindúes desnudas y en posiciones sexualmente sugerentes le granjearon el odio y el acoso de grupos de extrema derecha, que atacaron repetidas veces las galerías donde se exhibía su obra y llegaron, en una ocasión, a ofrecer una recompensa de 11 millones de dólares por su cabeza. En 2006 optó voluntariamente por el exilio y en 2010 aceptó un pasaporte catarí. Un ataque al corazón se lo llevó, el pasado 9 de junio, del Royal Brompton Hospital de Londres. Tenía 95 años.

Fue también el retratista de Indira Gandhi, a la que plasmó como diosa

De aquellas obras, pintadas en los años setenta pero polémicas solo dos décadas después, destacó su representación de una mujer desnuda con el contorno del mapa de India, a menudo representada como "Madre India" en el arte tradicional. Para Eva Fernández del Campo, profesora de la Universidad Complutense y especialista en arte indio, "siempre había pintado deidades y temas mitológicos sin ningún tipo de problemas". Y aunque, añade, "el desnudo y la sexualidad siempre se han tratado en India con naturalidad", el problema surgiría al empezar un proceso de revisión histórica de los años de la independencia, "que tuvo también momentos terribles y muy sangrientos que se habían ignorado". En los últimos años Husain tuvo que hacer frente a numerosas demandas judiciales por obscenidad y por promover la enemistad entre las diferentes confesiones religiosas, acusaciones rechazadas por los tribunales en 2004 y 2008.

Husain, siempre descalzo, siempre elegante, siempre con un bastón que no era sino un gigantesco pincel, porque quería "morir como un soldado con las botas puestas", como él mismo dijo, nació en 1915 en Maharashtra, el tercer Estado más grande de India. Fue uno de los artistas emblemáticos de la modernización y la independencia de su país, en 1947, y supo, sin abandonar el folclore tradicional, reinterpretar esos temas incorporando las influencias occidentales. Destacó también como retratista y fue el pintor de Indira Gandhi, a quien hizo varios retratos -en uno de ellos aparecía como Lakshmi, diosa de la prosperidad-, y de numerosas personalidades políticas. Su obra contribuyó a documentar aquellos años.

La independencia india marcó un antes y un después en las tendencias artísticas del país. Si el anterior era un arte con marcado carácter reivindicativo, ligado al movimiento nacionalista -"un arte claramente indio, como forma de rebelarse contra las influencias extranjeras", explica Fernández-, una vez conseguida la emancipación se empiezan a aceptar las influencias europeas, algo que Husain hace sin ninguna cortapisa. En 1947 se unió al Grupo de Artistas Progresistas de Francis Newton Souza, un colectivo basado en Bombay y partidario de adoptar el modernismo y liberarse de los estilos tradicionales. En los años cincuenta y sesenta viajó a Europa y Nueva York e incorporó los elementos técnicos y expresivos de las vanguardias occidentales, como el cubismo o el fovismo, a sus temas tradicionales.

Aficionado al cine durante toda su vida, llegó a ganar un Oso de Oro en el Festival de Berlín, en 1967, con su filme Through the eyes of a painter. Tras ver a la actriz Madhuri Dixit en Who am I to you? (1994), una de las películas más exitosas de Bollywood, la adoptó como su musa -la otra mujer recurrente en su obra fue la madre Teresa de Calcuta-, dedicándole cientos de pinturas y llegando incluso a dirigirla en dos películas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de junio de 2011