Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"El proyecto no tiene nada de educativo"

Padres de una escuela infantil de Meco impugnarán el concurso que ha dado la gestión a una firma de limpieza

El colegio infantil Platero, un referente educativo de Meco (12.500 habitantes) que ha sido gestionado durante 17 años por la asociación Pablo Montesinos, pasará el próximo curso a manos de Eulen, una empresa especializada en servicios de limpieza y seguridad. Esta compañía ha ganado un concurso público de la Consejería de Educación presentando una oferta claramente inferior en baremos educativos pero mucho más barata en lo económico.

Eulen ganó con un total de 61,67 puntos frente a los 58,48 sumados por los actuales gestores, que obtuvieron mejores notas en educación: 30 sobre 35 en el proyecto educativo y organizativo frente a los 10 de la empresa; en inglés, Eulen sacó un 0 sobre 10; Montesinos un 8; en cuanto a personal Eulen sacó un 5 sobre 10; Montesinos un 10. En cambio, en cuanto a la oferta económica, la empresa de servicios sacó la puntuación máxima, 45 puntos, por los apenas 10 que tuvo la actual dirección. El presentar una oferta a la baja decantó la balanza.

Un grupo numeroso de padres de alumnos y antiguos estudiantes del centro, de niños de 0 a 6 años, se ha organizado para defender el proyecto educativo que se estaba siguiendo hasta ahora. Han contando con el apoyo de otros centros educativos de Meco, como el San Sebastián y el Gloria Fuertes. "Confiábamos plenamente en Platero, era una educación de calidad y Eulen no ofrece esas garantías. Solo ha ganado por sus precios bajos", explica Mónica Muriana, madre con dos alumnas en el centro. Muriana considera paradójico que Educación premie en un concurso a una empresa que ha obtenido un cero en el apartado de inglés, cuando la presidenta Esperanza Aguirre presume de expandir el bilingüismo.

Los padres quieren que el concurso se declare nulo. El jueves pasado varios centenares se concentraron en la plaza de la Villa de Meco y montaron unas 30 tiendas de campaña donde pasaron la noche medio centenar de personas. El día anterior los padres fueron recibidos por el alcalde, Pedro Luis Sanz, y la concejal de Educación, Concepción Aller. En esa reunión, según cuentan los padres, Aller dijo que se pondría en contacto con la Consejería para hacerles llegar sus quejas.

Un portavoz de Educación explicó al Diario de Alcalá que se han respetado "los baremos que marcaban las bases del concurso" y defendió a Eulen asegurando que actualmente gestiona "una treintena de escuelas infantiles". Esta compañía, de capital 100% español, tal y como se explica en su web, está especializada en servicios de limpieza, seguridad, sociosanitarios, trabajo temporal, mantenimiento y medio ambiente.

Antonio Roque tiene dos niños en Platero: "El colegio es como una gran familia. Los padres participamos en todas las actividades". Y añade: "No me cabe en la cabeza que se apruebe un proyecto que no tiene nada de educativo. Es muy grave". Óscar González, con una hija y dos sobrinos en el colegio, es otro de los padres indignados: "Estamos tratando por todos los medios que la Administración nos escuche. Si no lo hacen vamos a explorar todas las vías para impugnar el concurso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de junio de 2011