Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete acusados de profanar una capilla niegan su implicación

Los siete imputados por la profanación de una capilla de la Universidad Complutense en el campus de Somosaguas se declararon ayer inocentes ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Pozuelo.

Todos los procesados, seis mujeres y un hombre, negaron haber irrumpido en el templo universitario y haber protagonizado un acto reivindicativo contra el poder de la Iglesia católica. El pasado 10 de marzo un grupo de unas 50 personas entraron en la capilla y corearon consignas como "Contra el Vaticano, poder clitoriano" o "Menos rosarios y más bolas chinas". Dos se desnudaron de cintura para arriba y se besaron en el altar. Otras mostraron la barriga, donde se habían escrito palabras como "deseante", "bollera" o "bisexual".

Los siete acusados, a los que se les imputa un delito de atentado contra la libertad religiosa y de otro de coacciones, reconocieron pertenecer a la asociación universitaria Contrapoder aunque rechazaron que el colectivo esté detrás de la profanación. "La asociación tiene un carácter asambleario, sin jerarquías y donde nadie manda", explicaron al juez. Alegaron, además, que no pudieron formar parte de la acción porque en ese momento se encontraban en un seminario sobre feminismo.

Seis de los siete imputados no quisieron contestar a las preguntas de la acusación particular -el pseudosindicato Manos Limpias-. La única chica que aceptó responder a las cuestiones de la abogada aseguró que entró en la iglesia como "mera espectadora".

Los denunciantes han señalado que solicitarán una fisonómica para cotejar las fotos de los imputados con las de los fotogramas del incidente colgados en la página web de Contrapoder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de junio de 2011