Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Último empuje al futuro museo

Colecciones Reales recibe 45 millones para su tercera fase - La explanada de la Armería quedará abierta al público antes de la visita del Papa en agosto

A demanda del Ministerio de la Presidencia, el Ministerio de Hacienda ha destinado una partida de 45 millones de euros a la tercera fase que culminará la construcción del Museo de Colecciones Reales. Acaba de comenzar en su enclave bajo la explanada situada entre el Palacio Real y la catedral de Nuestra Señora de la Almudena. En la nueva etapa, que durará tres años, con 15 millones de euros presupuestados para cada anualidad, se acometerán las obras de las cubiertas, fachadas e infraestructuras del edificio museístico madrileño, de 40.500 metros cuadrados construidos, dispuestos a lo largo de un frontal de casi 150 metros.

En el interior del museo se exhibirán 42 valiosas colecciones de tapices, carruajes, objetos suntuarios, armas, instrumentos musicales, pintura, escultura y fotografía, seleccionados entre los 154.963 elementos de alto valor artístico-cultural acopiados históricamente por la Corona de España. "Hasta el momento, nunca fueron expuestos al público ni a los investigadores". Así lo aseguró a este diario Soledad López, subsecretaria del Ministerio de la Presidencia, que rige Patrimonio Nacional, organismo que administra los bienes estatales en uso por la Corona. Soledad López protagonizó semanas atrás una comparecencia parlamentaria para explicar estos aspectos a petición de Izquierda Unida.

Se exhibirán hasta 124 tapices de la colección real de 3.200 unidades

El parque de carruajes compone uno de los mejores del mundo

La construcción fue decidida por el Gobierno del PP en el año 1998

Las obras acometen a partir de ahora las cubiertas y fachadas del museo

El edificio del futuro museo, que desde 2006 construye FCC bajo la explanada que une el Palacio Real y la catedral de la Almudena, según el proyecto ganador del concurso en 2002 ideado por los arquitectos Emilio Tuñón y Luis Moreno Mansilla, contará con un acceso principal por la explanada de la Armería contigua a la iglesia catedral. La fachada mide 42 metros de altura -11 de ellos sobre la cota de la explanada- que se ven distribuidos en seis plantas.

En descenso, la primera bajo cota será destinada a albergar en exposiciones temporales entre 60 y 124 tapices de la colección de 3.200 unidades con la que cuenta el ajuar palaciego. Para ello, la planta, de 1.700 metros cuadrados de superficie, dispondrá de una altura estimada en ocho metros capaz de albergar los grandes formatos tapiceros. La siguiente planta, segunda en descenso, alojará objetos suntuarios artísticos, pintura y escultura, además de la colección de violines stradivari -la más completa de las existentes- así como vajillas y, muy posiblemente, fotografías y filmes del copioso archivo atesorado en palacio. La tercera planta mostrará la colección de carruajes, considerada por los expertos, junto con la exhibida en Lisboa, la más importante de Europa y una de las primeras a escala mundial. Asimismo, el edificio dispondrá de almacenes para el depósito y el tratamiento de los objetos artísticos, mientras, la sexta planta albergará un estacionamiento para un centenar de automóviles.

Enclavado en la almendra histórica donde nació la ciudad en el siglo IX por decisión del emir cordobés Muhamad I, como bastión fronterizo de la linde cristiana -e hito de control de las revueltas musulmanas contra el emir, como ha demostrado la historiadora Cristina Segura-, al museo se le ha asignado hasta el presente un presupuesto de 60.666.107 euros, que, añadidos a los 44.930.276 euros recién presupuestados en la tercera fase, suman 105.596.384 euros. A juicio de Soledad López, la cifra hasta ahora resultante dista sensiblemente de las previsiones iniciales, que lo situaban en 170 millones. No obstante, el monto de tales partidas presupuestarias se refiere al continente construido del museo -vaciado del terreno, edificación y cimentación de la estructura con muro-pantalla de sustentación- y no incluye su contenido museográfico. En su determinación el Gobierno baraja la creación de una fundación que cuente con patronazgos privados. Existen estudios museográficos desde hace al menos 10 años en que el Gobierno del PP decidió edificar el museo.

Ya ha comenzado el enlosado de la explanada situada entre el palacio y la catedral, que incluye la retirada de la valla que ha separado en dos mitades esta gran superficie y que ha impedido la contemplación de la plaza en su conjunto. Se prevé que la explanada, a cuyo enlosado y cierre se han destinado 5.930.276 euros del presupuesto de 45 millones de euros de la tercera fase, quede lista para ser transitada antes de la visita a Madrid del papa Benedicto XVI, a mediados de agosto de este año. El Papa participará en un acto litúrgico en ese escenario, donde permaneció erigida hasta su desmontaje una estatua de Felipe II inspirada en la que cincelaran Pompeo y Leone Leoni y que, por decisión municipal, será presumiblemente repuesta sobre su emplazamiento original al culminar las obras.

Es preciso remarcar que el Museo de Colecciones Reales integrará en sus circuitos visitables restos de un villorrio altomedieval y vestigios presumiblemente preislámicos hallados por la arqueóloga Esther Andreu en las excavaciones locales previas a la erección del gran cofre que contendrá el recinto museístico. Una mampara de vidrio permitirá a los futuros visitantes contemplar un lienzo de la primitiva muralla árabe -70 metros de longitud y hasta siete metros de altura- que guarecía el originario enclave musulmán documentado por la historiadora Christine Mazzoli-Guintar en una reciente publicación. En principio se pensó en hacer transitable la ronda del adarve de la muralla. La parte más sustancial de la arqueología a integrar se halla justo bajo la explanada de la Armería, por lo cual la losa de cobertura lleva un dispositivo especial de atirantamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de junio de 2011