Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Dónde están

Hace unos meses, en unas jornadas sobre los cambios sociales que ha experimentado España en los últimos treinta años, se me ocurrió decir, al hilo del asunto de las cuotas, que mientras no viviéramos en una sociedad que aceptara de manera natural la igualdad esas cuotas deberían cubrirse con mujeres altamente preparadas. Tras la charla se me acercaron dos jóvenes que airadamente me recriminaron el comentario, calificándolo de discriminatorio. A mí también me gustaría, les dije, vivir en un ambiente en el que hubiera tantas mujeres ineficaces como hombres ineficaces hay en puestos de liderazgo, pero, de momento, nuestros errores o fracasos siempre son señalados como si fueran consecuencia de la condición femenina. Un ejemplo: el gesto serio en la dimisión de un político se suele interpretar como signo de solemnidad; en una mujer, como el célebre número de los pucheritos.

De qué manera nuestro escenario ha cambiado: ¿Somos el mismo país en el que el presidente se fotografiaba con un Gobierno que cumplía las cuotas de igualdad? Hoy, arrastrados por la derrota y la crisis, los socialistas parecen haber dicho: ahora vamos a hablar de cosas serias. Y debe ser que lo serio, como el soberano, es cosa de "barones", porque han desaparecido de la foto todas aquellas mujeres que parecían representar una nueva forma de hacer política. En cuanto a la discusión que mantuve con aquellas jóvenes, creo que había algo de razón en ambos lados. A los que piensan que las mujeres han desaparecido por su incompetencia, yo les pediría que se fijaran un poco en los hombres que ahora deciden el futuro de ese partido: algunos son tan valientes que sólo han criticado a Zapatero cuando estaba públicamente defenestrado. Pero también es verdad que teniendo en cuenta la condescendencia del juicio hacia las mujeres, es preciso que sean fuertes como rocas.

Sobre la firma

Elvira Lindo

Es escritora y guionista. Trabajó en RNE toda la década de los 80. Ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por 'Los Trapos Sucios' y el Biblioteca Breve por 'Una palabra tuya'. Otras novelas suyas son: 'Lo que me queda por vivir' y 'A corazón abierto'. Colabora en EL PAÍS y la Cadena SER. Es presidenta del Patronato de la BNE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción