Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pakistán recupera una base naval tras 16 horas de combate

Un comando talibán asalta el centro militar para vengar a Bin Laden

Las Fuerzas Armadas paquistaníes recuperaron ayer una importante base aeronaval de Karachi, la capital económica del país, tras 16 horas de combates con los seis talibanes que la atacaron en la noche del domingo, según informó el Gobierno.

Fuentes del Ejército citadas por la cadena privada Geo TV indicaron que el ataque fue lanzado para vengar la muerte del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden. Durante el asalto, los atacantes lograron destruir dos aviones militares P-3C Orion de vigilancia marítima y de fabricación estadounidense. Además, los asaltantes mantuvieron bajo su control el edificio principal de una de las bases militares más vigiladas del país y acabaron con la vida de 13 soldados: 11 marinos y dos infantes. Una veintena de militares resultaron heridos.

El ataque pone de relieve la escasa capacidad de los militares para proteger sus bases e instalaciones. El temor a que los talibanes dejaran al descubierto la ineptitud del Ejército para hacer frente a un ataque masivo contra sus arsenales se desató en 2009, tras los atentados contra el cuartel general de Rawalpindi. La operación de las fuerzas especiales de EE UU contra Bin Laden a menos de un centenar de kilómetros de Islamabad también dejó en evidencia la capacidad paquistaní.

Unidos y fuertes

Según el ministro del Interior, Rehman Malik, tres de los milicianos fallecieron durante los enfrentamientos y el cadáver de un cuarto podría estar atrapado entre los escombros de un muro que se derrumbó. Los otros dos podrían haber huido. El principal grupo talibán paquistaní, Tehrik e Taliban Pakistán, ligado a Al Qaeda, reivindicó la autoría del ataque en represalia por la muerte de Bin Laden, el pasado 2 de mayo. "Es una venganza por el martirio de Osama bin Laden. Esto prueba que nos mantenemos unidos y fuertes", indicó un portavoz talibán.

El ministro indicó que los insurgentes utilizaron escaleras portátiles para trepar a la base, en la que penetraron tras cortar los alambres de espino que rematan los muros que la circundan.

Este es el cuarto ataque contra la Marina en Karachi en las últimas semanas. El pasado 28 de abril cuatro oficiales de la Armada y un civil que circulaba en una motocicleta murieron en un atentado con bomba y dos días antes cuatro personas fallecieron en un doble atentado contra autobuses de la Marina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de mayo de 2011