Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENCUESTA METROSCOPIA | ELECCIONES MUNICIPALES Y AUTONÓMICAS

El PP avanza hacia una victoria clara

La clara victoria de los populares podría traducirse en un aumento de poder autonómico en Castilla-La Mancha y municipal en Sevilla

El PP avanza hacia una victoria clara
EL PAÍS

El análisis de un resultado electoral depende de las expectativas previas. En este caso, es claro que el PP ganará en número de votos, que reforzará feudos autonómicos como Comunidad Valenciana, Madrid, Murcia y Castilla y León y que subirá bastante en la mayoría de las capitales de provincia, donde ya era hegemónico casi desde 1995. Todo eso lo ha admitido el PSOE casi desde el arranque de campaña, pero una semana antes de las elecciones, la encuesta de Metroscopia para EL PAÍS, muestra que esa victoria tiende hacia la hecatombe socialista, porque puede traducirse también en aumento de poder autonómico y municipal del PP. Los populares están en condiciones de arrebatar Castilla-La Mancha al PSOE, lo que se une a las expectativas que marcaron otros sondeos, como el del CIS, que ya indicaban que Extremadura puede complicarle la vida a los socialistas. La noche electoral se visualizará el resultado real en el mapa con las gaviotas superando muy claramente a los puños, colocados en los lugares donde gana cada partido y donde puede gobernar cada uno. El PP, según Metroscopia, está en condiciones de tener mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Sevilla, la cuna del socialismo español de la Transición, y los populares podrían ser decisivos para facilitar a CiU el de Barcelona, por primera vez.

Más allá de lo que suponga en cada comunidad y ayuntamiento, la coincidencia de todos esos malos augurios podrían provocar un terremoto político en España el 23 de mayo. Porque si los socialistas pierden Extremadura, Castilla-La Mancha, Sevilla y Barcelona, Zapatero afrontaría el final de la legislatura más debilitado y con los nervios de los suyos, mientras que Rajoy acariciará una rotunda victoria electoral en las próximas generales, catapultado por el 22-M. El PP podría soñar hasta con gobernar en Andalucía en 2012. Y el PSOE tendría que afrontar el proceso de sustitución de Zapatero, con primarias o sin ellas, con una notable marea interna y el pánico de las pésimas expectativas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 2011