Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas | Los mítines de campaña

Zapatero levanta la bandera del PSOE en defensa de los inmigrantes

"El respeto hacia ellos es lo que hace a un país más libre, moderno y democrático"

Zapatero venía de Lorca, de los funerales por las víctimas del terremoto, después pasó por Madrid y culminó la jornada en Inca (Mallorca). En los tres lugares se concentran muchos inmigrantes, unos nacionalizados, otros con permiso de residencia, y probablemente bastantes sin papeles. Para todos ellos el presidente del Gobierno pidió respeto. No sabía, quizá, el dirigente del PP catalán Alberto Fernández Díaz que sus palabras sobre las enfermedades que habían traído los inmigrantes a España iban a causar en Zapatero la máxima consternación. Siempre ha defendido que "el respeto a los inmigrantes es lo que hace a un país más libre, más moderno, más democrático". Lo dijo en Inca y provocó que los asistentes al mitin central de los socialistas de Baleares prorrumpieran en el aplauso más fuerte y más sonoro de toda la velada. También le sirvió este argumento que le brindó el dirigente del PP catalán para proclamar que el PSOE es el partido que siempre mira hacia los inmigrantes, hacia los más necesitados, hacia los excluidos...

La defensa de las políticas sociales y la "amenaza" de que con el PP peligran sigue siendo el hilo conductor indeleble de la campaña de Zapatero y de los socialistas. También en Baleares, donde el presidente del Gobierno insufló aliento a Francesc Antich, jefe del Gobierno balear, cuya continuidad está más que en entredicho. En las islas se esperaba que el presidente del Gobierno hiciera algún anuncio sobre el Fondo de Competitividad, pendiente de cobro como también lo está en Cataluña. Se trata de 246 millones que el Ejecutivo de Antich reclama. "Llegaremos a un acuerdo", le dijo Zapatero al mandatario balear con casi 3.000 personas como testigos, que se concentraron en este palacio de los deportes. Quizá como síntoma de que no soplan aires de triunfo para los socialistas baleares, el recinto dejó casi 500 sillas sin ocupar.

A pesar de los escándalos por corrupción de los anteriores mandatarios del PP, con su presidente, Jaume Matas a la cabeza, es posible que las urnas rediman a ese partido por mor de su nuevo líder, José Ramón Bauzá. Este se declara ajeno al PP y al Gobierno que presidió Jaume Matas, imputado junto a otros cuatros de sus consejeros, por delitos de presunto enriquecimiento ilegal.

A pesar de que los socialistas puedan subir en votos, no serán suficientes como para erigirse ganadores en la noche del 22 de mayo. Tampoco sus socios actuales están en plena forma sino que previsiblemente desciendan. La división de los partidos de la izquierda nacionalista aleja la posibilidad de que los socialistas puedan repetir una nueva mayoría. Lo cierto es que Antich ya empezó a recorrer el camino del calvario cuando hace un año expulsó de su Gobierno a Unión Mallorquina, aquejada igualmente de escándalos de corrupción. Pero de corrupción no quisieron hablar ni Antich ni Zapatero sino solo de la necesidad de movilizar a los votantes antiguos que, al parecer, siguen desanimados. Zapatero se atrevió a augurar que a partir del fin de semana empezará la movilización.

Baleares

- Gobierno autónomo: PSOE y Bloc (PSM- IU-Verds). Lo preside Francesc Antich.

- Tasa de paro: 25,36.

- Lugar del mitin: Palacio de los Deportes de Inca.

- Aforo: 3.500. Asistieron algo menos de 3.000.

- La frase de Zapatero: "Tenemos que hacer ajustes en algunos sectores, pero vamos a mantener la cohesión social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 2011

Más información