Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De puntillas por la ruta Gürtel

En Boadilla, de pie, frente a un enorme palacio Infante don Luis, Tomás Gómez hizo sus únicas reflexiones sobre el alcance del caso Gürtel, la red de corrupción más extensa de la democracia, en toda una jornada dedicada a recorrer el epicentro de la trama. "Aguirre ha tenido que buscar gente de fuera para presentar en este pueblo. Mejor no haber presentado listas, si es que no ha encontrado a nadie honrado en toda la población", comentó junto a Pablo Nieto, el candidato socialista municipal.

"El caso no solo afecta a este corredor noroeste, esa corrupción estaba en la propia Asamblea de Madrid, donde han estado cobrando tres diputados imputados" fue el apunte más duro del líder de los socialistas madrileños mientras desplegaba unos planos del monumental edificio y varios vehículos electorales del PP apagaban su voz con la musiquilla de campaña de esta formación.

No fue un olvido casual. Gómez escogió la ruta Gürtel para desgranar algunos puntos de su programa referidos a temas de patrimonio, en Boadilla, o medioambiente, en Majadahonda. Ambas poblaciones han sido víctimas de los mayores expolios de la trama liderada por Francisco Correa, incluyendo oficinas de atención al ciudadano fantasmas y con presupuestos desorbitados, entre otros desmanes que conforman los miles de folios del sumario judicial del caso. "Una cosa es hablar de la gestión y criticarla y otra hablar de corrupción, que es un delito", fue la sentencia de Gómez a este diario, aunque matizando que en la campaña municipal propiamente dicha sus candidatos sí insistirían pues en ese caso si es un tema de gestión. "No hay una estrategia definida de no hablar de Gürtel, pero hay muchas cosas que hablar sobre la manera de gobernar de Aguirre", es la tesis de Gómez.

Y así concluyó el tour por la zona Gürtel en un mitin en Pozuelo en dos discursos fundamentales de su campaña: desactivar los ataques al Gobierno central e insistir en que en estas elecciones lo que está en juego es el estado del bienestar, "que instauraron las administraciones de Felipe González".

También hubo tiempo para las bromas. Por allí aparecieron unos carteles con una leyenda en grande sobreimpresionada: "Esperanza, 0; Tomás, 5. Ganamos de calle. Ganamos en la calle", en referencia la sensación de los socialistas de haber ganado en el debate del domingo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de mayo de 2011