Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal concluye que las listas de Bildu las ocupa "abrumadoramente Batasuna"

Los independientes 'abertzales' superan a los candidatos de EA y Alternatiba

"Batasuna ha impuesto sus criterios a la hora de confeccionar las listas electorales de Bildu y todas ellas aparecen abrumadoramente ocupadas por sus candidatos", asegura el recurso contencioso lectoral presentado anoche por la Fiscalía ante el Tribunal Supremo, en el que a lo largo de 400 folios reclama la anulación de las candidaturas de la coalición electoral. Ante ese abrumador porcentaje de candidatos supuestamente independientes que superan la suma de los partidos legales, la fiscalía ha llega a la conclusión de que Bildu "es el cauce diseñado y controlado por Batasuna para estar presente en las elecciones".

La Fiscalía del Estado, que preside Cándido Conde-Pumpido, presentó ayer, al filo de las nueve de la noche, los dos recursos contencioso-electorales contra Bildu y contra 18 agrupaciones electorales por considerar que las candidaturas han sido instrumentalizadas por Batasuna para presentarse a las elecciones. Hora y media después, la Sala Especial del Supremo acordó la admisión a trámite de los recursos de la Abogacía del Estado y de la Fiscalía, acumularlos y nombrar ponentes del de Bildu al magistrado Rafael Gimeno-Bayón y del de las agrupaciones a Manuel Alarcón. Estos dos magistrados votaron a favor de la inscripción de Sortu, que fue rechazada el pasado 30 de marzo. El supremo dio de plazo a los abogados de las candidaturas impugnadas hasta el mediodía de hoy para presentar alegaciones, y acordó denegarles la entrega del censo electoral.

El derecho a ir a las elecciones debe ceder al interés general democrático

Según el recurso de la Fiscalía del Estado, en la coalición iba a estar en principio Sortu, pero al denegarse su inscripción, Eusko Alkartasuna (EA) y Alternatiba aceptaron acoger a Batasuna en el seno de la coalición y aceptaron "participar en una maniobra fraudulenta" como era la de que la ilegal Batasuna fuera en las listas.

Pero eso solo fue en el primer momento. Los dirigentes de Batasuna, "amparados en el respaldo electoral ciertamente abismal que les separa de los partidos legales, comienzan a imponer sus criterios", hasta el punto de que, en ocasiones, "llegan a prescindir del acuerdo de sus coaligados" y forman las listas de Bildu sin contar con ellos. Así, en una trama "organizada y tejida por Batasuna", ésta llega a instrumentalizar las listas haciendo valer su mayor respaldo electoral.

Para el fiscal, la cuestión relevante para anular las listas es si Bildu es la cobertura formal de una candidatura en la que se han invertido los papeles: los invitados a las listas son los candidatos de EA y Alternatiba, y los que ocupan el lugar preeminente son los candidatos supuestamente independientes de Batasuna.

El fiscal concluye que existe una "trama defraudatoria" y una "instrumentalización de Bildu por Batasuna", de forma que el derecho fundamental a participar en las elecciones debe ceder al interés general de la preservación de los valores y principios democráticos, que exigen que en conjunto de candidaturas que integran Bildu "no sucedan o continúen en la actividad de Batasuna".

Como indicios más relevantes, la fiscalía aporta hasta 47 documentos, en los que se reflejaba la intención de "sumar esfuerzos para avanzar en el proceso democrático", según expresión de la formación ilegalizada. Entre las pruebas aportadas, la fiscalía dedica especial atención al documento Herri Akordioa. Metodología básica, en el que se establecen los criterios de distribución de puestos en las listas electorales conforme a los resultados obtenidos por ANV en anteriores comicios y perspectivas de voto para el 22 de mayo. El fiscal analiza a título de ejemplo los Ayuntamientos de Bilbao y Elgoibar (Guipúzcoa), atribuyendo en el primer caso los dos primeros puestos de la lista a los candidatos independientes de Batasuna y el tercero a EA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2011