Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LIGA DE CAMPEONES | Ida de las semifinales

"¡Eh, 'Jose', aquí estoy!"

Guardiola responde más rotundo que nunca a las críticas e insinuaciones de Mourinho

A Madrid siempre se vuelve y Pep Guardiola no solo lo sabe, sino que lo disfruta incluso en situaciones de tanta trascendencia como la que le ocupa. El Bernabéu es un referente para el entrenador azulgrana, que pisó el campo del Madrid por vez primera contra la Quinta del Buitre el 19 de octubre de 1991. Johan Cruyff le mandó vigilar a Butragueño Eso hizo. Volvió... 10 veces más: ganó, perdió -le metieron cinco- le hicieron el pasillo y se sintió perjudicado. "¡Has jugado con el sentimiento de un país!", le dijo aquella noche, como capitán del Barça, a Losantos Omar después de que anulara un gol, el tercero, de Rivaldo, que habría supuesto la victoria. José Mourinho lleva tiempo mentándole. Ayer dijo basta y le respondió como Josep Guardiola antes que como entrenador del Barcelona.

"En la sala de prensa, es el puto amo; le doy la 'Champions' de fuera del campo"

"Puedo sacar una lista de agravios, pero no acabaremos; puedo hacer hasta 2.500"

Le pidieron respuesta a las acusaciones de Mourinho. Y le contestó. Llegó preparado: "Como el señor Mourinho me ha tuteado, me ha llamado Pep, yo le llamaré Jose", dijo para empezar. Siguió: "No sé cuál es su cámara. Deben de ser todas estas", añadió antes de lanzar su mensaje: "Mañana, a las 20.45, jugamos un partido. Él ya ha ganado durante todo el año fuera del campo. Le regalo su Champions. Que se la lleve a casa. Nosotros jugaremos, ganaremos o perderemos. Normalmente, gana él porque le avala su trayectoria. Nosotros, con victorias más pequeñitas que provocan admiración, nos contentamos". Siguió con el monólogo de 2m 20s, imparable: "Puedo sacar una lista de agravios, pero no acabaremos: él habla de Stamford Bridge y yo puedo hacerlo de 2.500 agravios, pero no somos un club tan grande; no tenemos secretarios, árbitros, directores generales que me apunten esas cosas. Así que solo saldremos a intentar ganar". Lanzado, entró en el cuerpo a cuerpo sin tapujos: "En esta sala, el puto jefe, el puto amo, es él. Es el que más sabe del mundo. Yo no quiero competir ni un instante. Solo le recuerdo que estuvimos cuatro años juntos [en el Barça]. Él me conoce y yo le conozco. Con eso me quedo. Si él se quiere quedar con lo que dicen los amigos de la prensa escrita, de los amigos de Florentino, y les hace más caso que a la relación que tuvimos, tiene todo el derecho. Puede seguir leyendo a Alberto [Einstein]. Que lo haga con toda libertad o que lea a los amigos de Florentino, a toda la central lechera, y que decida lo que le plazca. No voy a justificarme de nada. Dije que nos ganaron por un detalle; por la buena vista de un linier, que acertó. Yo solo felicité al Real Madrid por la Copa, que ganó merecidamente en el campo contra un buen equipo. ¡Eh, Jose! No sé cuál es tu cámara, pero ahí va".

Y, aprovechando las insinuaciones de Sergio Ramos sobre el teatro de los futbolistas del Barcelona, prosiguió: "Hace seis años, Jose ya dijo eso. Convenció a los jugadores del Chelsea como ahora a los del Madrid. La verdad es que se puede evolucionar y buscar otra estrategia". Entonces, llegados a ese punto, tranquilo, recordó a Mourinho su pasado azulgrana: "Ha estado en esta casa y sabe que hacemos muchísimas cosas mal, pero siempre jugando al fútbol. Lo aprendió en esta casa, que le ayudó a formarse como entrenador, como a mí". Y terció: "Viendo a Ramos ayer, pensé que era una cosa suya, pero hoy me ha quedado claro que no. No fue tan personal como pensaba".

Insistió Guardiola en el deseo de ganar al Madrid a partir del juego, incluso con la baja por lesión de Iniesta, y a pesar de contender con jugadores que "son muy buenos" y de que mediáticamente el Barcelona no puede competir con el club que preside Florentino Pérez. "El Madrid tiene nueve Copas de Europa", recordó; "nosotros, hace tres días, no teníamos ni una y ahora venimos aquí con 12 chicos de la cantera a luchar por el trofeo con el Madrid de Cristiano, Di María, Özil, Benzema... Hasta siete delanteros fantásticos".

"Yo", abundó, "intento aprender de Mourinho las cosas que hace dentro. De lo que hace fuera, no. Ahí es mucho mejor". Por una vez, sin embargo, no paró de retar al portugués. "Hoy me ha llamado Pep. Pues, ¡eh, Jose, aquí estoy!", le soltó antes de recordar que el Barça es un equipo pequeño que representa "a un país tan pequeño que desde un campanario se ve otro campanario", en alusión a una canción de Lluís Llach. "Nos hemos caído muchas veces y nos hemos levantado siempre", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de abril de 2011