Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Contra el acoso escolar

Mi experiencia en el colegio Amor de Dios de Alcorcón se resumiría en "indiferencia". Estudié allí 14 años y sufrí acoso escolar. Tras muchos años de silencio por mi parte, los profesores y la directora del centro fueron debidamente informados de lo que sucedía, y quiero dejar claro que jamás se puso una medida efectiva más allá de una charla pobre que amenazaba con un posible castigo que nunca se produjo. No solo eso; alguna vez un profesor me quiso obligar a recoger las bolas que me habían escupido, pues estaban a mi alrededor.

En los test en los que preguntaban quién caía peor de clase, yo era la ganadora de todas las quinielas, culpable ante el colegio por ser una "inadaptada", haciendo oídos sordos a lo que ya sabían. Piensen si permitir que un niño cuente las horas que le quedan el domingo para ir al paredón de su centro el lunes lo permitiría su Dios y su Jerónimo Usera, dejándole secuelas como las que me dejaron a mí por sus negligencias. Apoyo totalmente a la familia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de abril de 2011