Los modistos de Custo, absueltos de plagiar a Piolín

Se enfrentaban a un año y medio de cárcel y los 18.000 euros de multa que pedían la acusación particular y la fiscalía por reproducir a piolín

Piolín ni fue plagiado ni sirvió a la firma Custo para lucrarse a costa de la Warner Bros, propietaria de los derechos del personaje animado. Así lo sentencia el Juzgado número 3 de lo Penal de Barcelona, que absuelve a David Dalmau, hermano de Custo Dalmau, y a la diseñadora Carmen García de los delitos contra la propiedad intelectual e industrial. Inicialmente, se enfrentaban a un año y medio de cárcel y los 18.000 euros de multa que pedían la acusación particular y la fiscalía por reproducir el dibujo en sus diseños.

El juez ha mirado casi con lupa al personaje impreso en las prendas de la firma catalana, única prueba para condenar a Custo. Y su conclusión es que el "personaje impreso en las camisetas se percibe como un pollito de estructura morfológica similar en cuanto a tamaño a Piolín, con algunas diferencias en cuanto a la parte inferior del rostro, boca, brazos y cabellos". Por tanto, no es exactamente igual.

Tampoco considera demostrado que "David Dalmau haya encargado a Carmen García que reproduzca un diseño similar al personaje".

La batalla con Warner empezó en 2005, cuando Custo lanzó una línea de ropa de mujeres acompañadas de distintos personajes, entre ellos el pollito. Ante la primera advertencia de Warner, David Dalmau retiró las prendas de vestir, aunque sostuvo que no eran una copia, según la sentencia. El acto en sí supone para el juez un aval de la "ausencia de intencionalidad delictiva".

Prendas en una tienda

La Guardia Civil, sin embargo, encontró en una tienda del municipio costero catalán de Premià de Mar unas 30 prendas con el pollito estampado. Warner entonces les llevó al juicio. Posteriormente, en la vista, los agentes admitieron que estaban todas en el almacén, alejadas de la venta al público.

La compañía acabó sentando en el banquillo a David Dalmau y Carmen García. Pero el día del juicio, el pasado 7 de abril, Warner Bros se retiró del proceso. La fiscalía, que también había acusado, rebajó su petición a 480 euros de multa.

"En ningún momento puede pensarse que el éxito de la colección (y por tanto la consecución del ánimo de lucro que tal actividad negocial conlleva) se hacía depender del ya tantas veces mencionado pollito", concluye con retintín el juez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 19 de abril de 2011.

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50