Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Haya condena por crímenes de guerra al exgeneral croata Gotovina

El tribunal dicta 24 años de cárcel por la matanza de serbios de Krajina en 1995

Ante Gotovina, exgeneral croata de 56 años, un héroe de la independencia para sus paisanos y un delincuente para la justicia internacional, ha sido condenado a 24 años de cárcel por crímenes de guerra y contra la humanidad. Con este fallo, el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) cierra uno de los capítulos más oscuros de la guerra de los Balcanes.

Ocurrió en 1995, y según los jueces, tanto Gotovina como Mladen Markac, otro general, condenado a 18 años de prisión, permitieron el asesinato, persecución y deportación de civiles serbios. La pareja también sancionó el saqueo de los bienes de sus víctimas durante la Operación Tormenta, desatada para expulsar a las fuerzas serbias de la región de Krajina.

Otro alto mando recibe una pena de 18 años por los mismos hechos

Se calcula que hasta 1.900 serbios perdieron la vida en la matanza

Aunque las cifras aún varían, se calcula que pudo haber hasta 1.900 víctimas serbias. Otras 200.000 personas perdieron su hogar. "Las fuerzas croatas causantes de los delitos fueron supervisadas por Gotovina y Markac, que no reportaron los hechos ni tampoco los investigaron. Ambos formaron parte de una empresa criminal conjunta", dijo el juez Alphons Orie al leer la sentencia.

Gotovina permaneció impasible al escucharla, pero luego se mostró sorprendido y molesto. Sus abogados recurrieron de inmediato la decisión judicial. Un tercer militar, Ivan Cermak, resultó absuelto.

El fallo fue seguido con gran interés en Croacia, donde Gotovina es venerado como el salvador de la patria contra el agresor serbio. Es más, el 5 de agosto, fecha de la toma de Krajina por sus tropas, es celebrado en Zagreb como el Día de los Defensores.

Poco antes de conocerse la decisión del tribunal, la primera ministra, Jadranka Kosor, pidió a la ciudadanía que mantuviese la calma. En una intervención televisada, calificó asimismo de "acción militar legítima" la Operación Tormenta. "No nos asusta la verdad. Estamos orgullosos de nuestras victorias y de sus protagonistas", añadió Kosor.

Para este fin de semana están previstas marchas contra una sentencia que despierta repulsa en los croatas. Consideran que el dictamen les involucra, como nación, en la empresa criminal de la que se acusaba al exgeneral Ante Gotovina.

La Operación Tormenta no fue única en su clase. Solo hay que recordar el genocidio de Srebrenica, con el asesinato de 8.000 varones musulmanes a manos de las tropas serbias. Lo que destaca de la ofensiva comandada por Gotovina es su contundencia. En cuatro días, recuperó el control de las zonas de Croacia reclamadas por los separatistas serbios desde 1991. Para él supuso el ascenso a la categoría de salvador de la patria. Era un intocable.

Richard Holbrooke, el fallecido negociador estadounidense en los acuerdos de paz de Dayton (que pusieron fin a la guerra en Bosnia), ofreció en su día una interpretación diplomática de lo ocurrido en Krajina. Después de lamentar las muertes, dijo que "la ofensiva croata aceleró los esfuerzos para detener la violencia balcánica".

Los sucesivos Gobiernos croatas han sostenido siempre que las atrocidades fueron actos aislados de indisciplina. De todos modos, a pesar de su defensa del exgeneral, la posterior colaboración de Croacia con el Tribunal Penal Internacional ha allanado las negociaciones para su futuro ingreso en la Unión Europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2011