Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:800º Aniversario de la Catedral de Santiago de Compostela

La piedra se hizo música

El 21 de abril de 1211, el obispo Pedro Muñiz consagraba la catedral románica de Santiago de Compostela. Un extenso programa cultural y de rehabilitación del patrimonio celebra el 800º aniversario de este monumento

La transformación urbana y cultural de Santiago de Compostela en los últimos años ha seguido pautas menos espectaculares que las de Valencia o Bilbao, pero se ha ido consolidando un nuevo marco de relaciones y actividades en los que la atención a la música y la recuperación del patrimonio han tenido un lugar preferente. Al fondo, y como tentación, ahí está sin resolver en cuanto a contenidos la Ciudad de la Cultura diseñada por Peter Eisenman, pero eso es otra historia.

Santiago de Compostela ha cambiado. Mejor dicho, está cambiando día a día. Es algo que se manifiesta a varias bandas en un equilibrio permanente entre la tradición como base y la modernidad como salida creativa. La continua dualidad hace que los extremos se toquen o, al menos, se confundan. El diálogo está presente en todo: en el Festival de Músicas Contemplativas, una convivencia pacífica entre músicas del mundo y la música clásica, que se desarrolla en iglesias o monasterios de alto valor artístico; en la recuperación de compositores gallegos prácticamente olvidados como Pepito Arriola (José Rodríguez Carballeira, en su carné de identidad); en la gastronomía donde surgen restaurantes tan creativos como Casa Marcelo, o tan singulares como Abastos 2.0 en pleno mercado de pescados y hortalizas, con una sola mesa compartida por los clientes, al estilo del michelinado Magazin en Salzburgo, de la que inevitablemente uno sale con nuevos amigos a cada visita.

Santiago está cambiando día a día en un equilibrio entre la tradición como base y la modernidad como salida creativa

Se celebra este año el 800º aniversario de la catedral con un programa de actos musicales de gran riqueza y variedad, y con una exhibición pudorosa de algunas de las restauraciones en edificios históricos llevadas a cabo por el Consorcio de Santiago en los últimos años. Los retablos o el órgano de la Capilla de las Ánimas, por ejemplo, son una muestra. Un concierto allí tiene un significado especial. O en la iglesia de San Miguel, con su bellísimo órgano restaurado, en el que Tomás Luis de Victoria o Bach suenan de otra manera. A modo de inauguración de este festivo 2011 musical de aniversario el pasado 9 de abril la Real Filharmonía de Galicia y la Capella Compostelana interpretaron obras de José de Vaquedano y Melchor López, maestros de capilla de la catedral de Santiago en los siglos XVII y XVIII. En cualquier caso, una gran parte de la cosecha musical que ahora se recoge tuvo su siembra hace cinco años. Entonces nacieron los festivales de músicas contemplativas, Via Stellae y Compostela Organum en su formato actual. A ellos se unen este año por primera vez el Festival de Músicas Medievales, del 12 al 18 de septiembre, y varios conciertos de lujo a lo largo del año con artistas de renombre, bajo la etiqueta de Galicia Classics.

El Festival de Músicas Contemplativas celebra su sexta edición del 18 al 23 de abril. Los conciertos son gratuitos y se celebran en las iglesias de San Agustín, Ánimas, Universidad, San Martiño Pinario y Orden Tercera de San Francisco, además de en el claustro del hotel San Francisco y en el convento de Santa Clara. Los días centrales de la Semana Santa hay hasta tres conciertos en lugares diferentes. Los grupos participantes proceden de Uzbekistán, Inglaterra, Azerbaiyán, Suecia, la isla africana de Mayotte, Alemania, Siria, Francia, Egipto, Holanda o India. La gracia de este festival es la posibilidad de combinar en una sola jornada cantos sufís de Egipto con música espiritual o popular de Europa del Este, haciendo un intermedio en motetes de Bach o responsorios de Gesualdo. Es una experiencia intelectual y sensorial apasionante.

El Compostela Organum Festival tiene tres citas al año que corresponden a las estaciones de primavera, verano y otoño. El más inmediato, en mayo, se celebra en los órganos de la catedral y en los de las iglesias de las Ánimas y de la Universidad. En el de verano, en agosto, se incorporan los órganos de las iglesias de San Miguel dos Agros y San Paio de Antealtares. De los conciertos de mayo dos se han programado en relación con el aniversario de la bendición de la catedral de Santiago: el 1 de mayo en la propia catedral con obras de Manuel Cela, actual organista de la catedral, y el 21 con música medieval en torno al tema de la peregrinación.

Via Stellae revolucionó los formatos de los festivales españoles. Hasta ahora ha desarrollado su actividad no solamente en Compostela sino en los diferentes caminos que a ella conducen. Ha tenido el gran mérito de fidelizar a grandes santones de la interpretación barroca como William Christie, John Eliot Gardiner o Marc Minkowski, que en este festival hacen lo que más les gusta, sea o no su repertorio del momento. Este año Via Stellae acude a su cita entre el 9 y el 22 de julio.

El benjamín de los festivales es el de música medieval al final del verano. De Galicia Classics le corresponden a Santiago varios conciertos estelares: el de Elina Garanca con la Real Filharmonía de Galicia, el de Mischa Maisky con la integral de las suites para violonchelo de Bach, y el de la Staatskapelle de Berlín con Daniel Barenboim interpretando un programa sinfónico en torno a Bruckner el 8 de julio. A todo ello hay que añadir las aportaciones de la orquesta de la ciudad y, en particular, unas representaciones de El barbero de Sevilla, de Rossini, para comenzar con buen humor el otoño.

www.catedraldesantiago.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2011