Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:BANDA SONORA

Buenos tiempos, malos tiempos

Unos abren, otros cierran, algunos se renuevan y los hay que resucitan por un día - Actualizamos la lista de locales nocturnos de la capital

"La música va a durar para siempre y A. O., el hombre más rico de España, no". A. O. son las iniciales de Amancio Ortega y la frase es la despedida oficial del club Ocho y Medio, que el sábado pasado cerró sus puertas con un emocionante concierto tras 11 años de existencia. El club, situado en la sala Flamingo, junto a la Gran Vía, ha sido comprado por Inditex y será recordado como templo del pop independiente y bailable. Pero también como el lugar donde Lady Gaga dio su primer concierto en España ante 200 personas.

Como el Ocho y Medio hay otros lugares de Madrid que cierran sus puertas. Otros que las abren y otros que se renuevan. La noche madrileña, como la canción de Led Zeppelin (Good times, bad times), pasa por buenos tiempo y malos tiempos. He aquí algunos ejemplos.

El espacio del club Ocho y Medio ha sido adquirido por Inditex

En Rock Palace ensayaron desde Gloria Gaynor hasta Enrique Morente

La sala Siroco, tras 21 años de conciertos, afronta un "lavado de cara"

Agapo y Bogui Jazz resucitan con una nueva programación

- Rock Palace. Nunca hubo buena comunicación entre Norah Finlay y el Ayuntamiento de Madrid. "Yo era una americana con chupa de cuero que aparecía por allí para arreglar papeleos y creo que se aprovechaban de mí", dice. "Nunca han tenido muy claro qué era Rock Palace". Norah, alta, pelirroja y guitarrista de 46 años, estaba ayer haciendo "limpieza intensiva" en el número 6 de la calle de Vara del Rey, el lugar que ha sido su negocio durante los últimos 16 años: Rock Palace. Hasta su cierre el pasado 31 de marzo, fue uno de los más emblemáticos locales de ensayo de Madrid. De ambiente familiar y decorado con un Elvis gigante dorado en la entrada, Rock Palace no ha resistido la crisis. "No puedo perder más dinero", dice Norah, que todavía recuerda cómo fue la inauguración, tras una obra de cuatro meses que al final se alargó un año y medio: "Cumplimos todas las mediciones del Ayuntamiento pero hasta la tercera no nos dieron el permiso. Ese día abrimos las puertas, pusimos mucha cerveza fría y tocamos con mi grupo, Pleasure Fuckers, al máximo de volumen posible", recuerda. Cuatro días después llegó su primer cliente, Gloria Gaynor, que ensayó aquí su gira europea. Por Rock Palace han pasado Los Ronaldos, Redd Kross, la Vargas Blues Band y miles de grupos del underground madrileño. Y Morente, que solía ir por allí y "tenía hora cogida para ensayar al día siguiente de morir", añade Norah. Todavía no hay nada firmado, pero la guitarrista está negociando con "unos amigos del rock con nuevas ideas", que tienen la intención de salvar el Rock Palace y renovarlo.

- Siroco. Es un cierre temporal tras 21 años. "Un lavado de cara", dice uno de sus dueños, que quiere dejar claro que la mítica sala de la calle de San Dimas no se acaba. Dicen hasta luego con un prometedor concierto: este sábado actúa Pereza, que después de llenar pabellones y estadios vuelve al pequeño escenario donde nació. Lo harán con la formación original (con Tuli a la batería) y con repertorio especial. Allí se formó Pereza en febrero de 1999, durante un homenaje a Leño, y sus canciones serán las últimas que suenen antes de la reinauguración, prevista para septiembre. La entrada requiere invitación.

- Agapo. A mediados de los ochenta, en un bar de la calle de la Madera, se reunía una fauna tan peculiar como la de Cheers pero en rockeros. El mítico bar de Malasaña por donde pasaron Camarón, Johnny Thunder, Joe Strummer o Pata Negra (que actuaron una noche de tres a seis de la madrugada), cerró -por orden policial- sus puertas a principios de los noventa, pero las volverá a abrir el 8 de mayo. En principio, en la sala Orange se celebrará la Agapo Flashback Experience. "Todo empezó con una lista de canciones en el Spotify", cuenta Santi Camuñas, uno de los socios y amigo de Agapito, dueño original (de ahí el nombre). "Esa lista que empezó con 20 canciones de lo que allí sonaba

[de Alex Chilton a ZZ Top, pasando por Dr Feelgood y MC5] se ha llenado con 1.200 canciones".

Unas cervezas hicieron el resto y para la fiesta, para la que ya se venden entradas a 15 euros y que forma parte de la programación de Festimad, se recreará el ambiente del Agapo. "A mí me salvó la vida", recuerda Camuñas. Quizá lo mismo que a muchos grupos que por allí pasaron y que tocarán en directo el 8 de mayo: Sex Museum, Ana Curra, La Uvi, Glutamato Ye-Ye y -atención- Los Enemigos, que se reúnen exclusivamente para la fiesta.

- Bogui Jazz. Fue una travesía en el desierto. Tras 28 meses cerrado, el Bogui (Barquillo, 29) resucitó el pasado febrero. Ahora, para apoyar a los conciertos en directo se pone en marcha Bogui Night, las noches del Bogui, donde de jueves a sábado, desde la una de la madrugada hasta las 5.30, estarán pinchando los mejores DJ madrileños de música negra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de abril de 2011