Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ ANTONIO GRIÑÁN

"No tengo conciencia de fin de ciclo"

Entrevista a José Antonio Griñán, presidente de la Junta de Andalucía

José Antonio Griñán (Madrid, 1946) lleva casi dos años como presidente de la Junta de Andalucía y uno como secretario general de la federación más poderosa del PSOE. En este tiempo, los problemas se le han multiplicado (caída en las encuestas, el fraude en los ERE, la escalada del desempleo, la reciente crisis de gobierno tras dimisión del histórico dirigente Luis Pizarro...). Afirma que ha vivido situaciones políticas peores y está seguro de que Andalucía seguirá siendo un bastión socialista.

Pregunta. Usted era ministro en el último Gobierno de Felipe González, en 1996. ¿Tiene la sensación de que en Andalucía hay un fin de etapa similar?

Respuesta. No la tuve entonces y no la tengo ahora. En 1996, si hubiésemos tenido más confianza, habríamos ganado y eran otros tiempos. Entonces dimitían vicepresidentes, ministros, se fugaba Roldán y al final perdimos por un punto. No tenía la conciencia de fin de ciclo y si todos hubieran pensado igual, no habríamos perdido. No tengo conciencia de fin de ciclo. He vivido momentos más duros de los que vivo ahora y estoy convencido de que vamos a ganar.

P. ¿Cree que todavía puede darle vuelta a las encuestas?

R. Lo hemos hecho siempre. Muchas encuestas quieren robarnos la voluntad y nosotros tenemos la voluntad de ganar a las encuestas.

P. ¿Cómo fue posible que la Junta no detectara el fraude en los ERE?

R. Hay muchísimos fraudes que no se detectan. Cuando detectamos las irregularidades, las denunciamos a la juez.

P. El director general responsable de los ERE fraudulentos estuvo nueve años en el cargo. ¿Nadie sabía que había ese foco de corrupción?

R. He de suponer que no. Si el director general se mantuvo es porque se pensaba que no había nada irregular.

P. ¿Cree que Manuel Chaves ha sido leal con usted desde que tomó el mando del Gobierno y del partido?

R. Mucha gente usa el nombre de Chaves, y Chaves está siendo utilizado por alguna gente como paraguas para sus intereses particulares. No tengo por qué desconfiar de lo que hablamos y siempre me ha manifestado su apoyo.

P. Pero Chaves conocía una operación para desbancar a la alcaldesa de Jerez como candidata del PSOE, cambio que usted frenó.

R. Chaves se ha desmarcado del error que pudo cometer al estar en el almuerzo en donde se habló esto. Antes de producirse ese almuerzo tenían que habérmelo comunicado. Chaves me ha dicho, y no tengo por qué no creerle, que le dijo al secretario general de Cádiz que yo tenía que estar informado.

P. ¿Le preocupa que se forme un sector crítico en Andalucía?

R. No. Me preocuparía que no hubiera disidentes porque sería un partido muerto. Y este es un partido vivo y democrático. Estoy acostumbrado al diálogo y a la crítica, pero lo que sí digo es que ahora, cerca de las elecciones, no se deben tomar decisiones que perjudiquen al PSOE. Y hay decisiones, no sé si para tomar posiciones internas, que perjudican al partido.P. Lo evidente es que ha habido tensiones entre quienes mandaban antes y los que mandan ahora.

R. Cuando uno está mucho tiempo, es muy difícil irse. El ejercicio más generoso nos lo acaba de mostrar Zapatero. ¿Las elecciones del 22 de mayo serán claves para decidir si será candidato en las autonómicas de 2012?

R. Vamos a ver. Yo no quiero a mi lado a nadie que trate de administrar una derrota, que no se va a producir, porque no me fallaría a mí o al PSOE, sino que fallaría a nuestros votantes.

P. Si alguien lo pide, ¿se sometería a unas primarias?

R. Cuando alguien es presidente de la Junta, secretario general y le ofrecen continuar, no hay primarias.

P. ¿Si el PSOE pierde en mayo se replantearía su candidatura el próximo año?

R. ¿Por qué? Cuando el partido me la ofrezca, tomaré la decisión. Estoy dispuesto a ser el candidato, pero vamos a respetar la democracia interna. Si el partido me lo propone, seré el candidato y presidente en 2012. En este partido no funciona el ordeno y mando. Aquí lo que nunca se aceptaría es que una persona que ha perdido tres veces sea candidato.

P. En este tiempo, también ha afrontado la marcha de su número dos en el PSOE, Rafael Velasco [por las ayudas de la Junta a una empresa de su esposa].

R. Fue un error porque no había nada que imputarle. Pero cuando uno ve reacciones que son de piel, uno no puede entrar. He leído y oído comentarios que si yo hubiera tenido la piel fina no habría podido aguantar. Nos han llamado golfos y sinvergüenzas. Me parecen lamentables los linchamientos políticos que se producen en este país.

P. ¿El hijo de Chaves ha participado como asesor de empresas en reuniones con cajas de ahorros y consejerías de la Junta?

R. Ignoro si el hijo de Chaves ha tenido reuniones con cajas. No sé a qué se refiere exactamente. Hoy he visto que había mediado para la concesión de un campo de golf que nunca se ha hecho. Hasta lo que yo sé de las noticias que van saliendo, las actuaciones del hijo de Chaves no han tenido repercusión en decisiones de la Junta.

P. ¿Se ha reunido usted alguna vez, como consejero o presidente, con el hijo de Chaves por temas profesionales?

R. Nunca.

P. ¿Y sabe si ha tenido reuniones en otras consejerías?

R. No lo sé.

P. ¿Qué cree que aportaría Alfredo Pérez Rubalcaba como sucesor de Zapatero?

R. [Pausa prolongada] No hemos llegado a ese río todavía. Lo que me preocupa ahora mismo es la crisis de Portugal, tener un presidente del Gobierno en el puesto de mando y afrontar las municipales.

P. Le preocupará también quién va a ser el candidato del PSOE.

R. No ahora. Responderé dentro de dos o tres meses.

P. ¿Quién cree que es el candidato más idóneo del PSOE ahora, Rubalcaba o Carme Chacón?

R. Ahora, Zapatero. En 2012, el que sea. En las primarias, la máxima virtud de un responsable político es la neutralidad, porque votan todos y cada uno de los militantes. ¿Qué debe hacer el PSOE? Propiciar un debate abierto, mantener la cohesión y la unidad, que los enfrentamientos solo sean de ideas y que no se perturbe el orden normal del partido.

P. ¿Ve positivo que haya más de un aspirante en la sucesión?

R. Tan democrático sería que hubiera un candidato como más de uno. Cuando uno no va ganando la carrera, no puede llevar la conducción de forma conservadora. Es hora de meter el puño. Y eso significa que unas primarias bien hechas van a revitalizar la ilusión de la ciudadanía por la democracia, por la política y podemos ilusionar al electorado. Si hay primarias, que las haya de verdad, con todas sus consecuencias. El espectáculo más bonito que he vivido en mi vida como militante fue el 35º congreso, con cuatro candidatos. Ese congreso marcó una línea que va a ser irreversible.

P. ¿Qué le está diciendo la dirección federal del PSOE?

R. Lo ha dicho públicamente: apoyo total. Se ha considerado un error la dimisión de Pizarro. Y está convencida de que en Andalucía hay mucho ruido del PP, que trata de impedir que se vea la acción del gobierno y ocultar su falta de programa y sus intenciones en temas como el copago sanitario, la dependencia o los libros de texto gratis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de abril de 2011