Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones en la Universidad Complutense

Izquierda y laicos, contra el "Bachillerato de excelencia"

El modelo de "Bachillerato de excelencia" que anunció la presidenta de la Comunidad de Madrid el martes ha abierto el debate. Socialistas, laicos y sindicatos de la enseñanza pública, de un lado, lo ven como una amenaza. Del otro, populares, sindicatos de concertada y parte de los padres se muestran a favor de "estimular" a los más listos.

El candidato socialista a la Comunidad, Tomás Gómez, lanzó ayer una contrapropuesta: "Desdoblar las aulas" en las asignaturas troncales para reducir el ratio de alumnos a 13 por clase. El PSOE, según Gómez, está "en contra de cualquier forma de segregar la educación y la escuela". Su modelo busca dar condiciones para que "el alumno que saca un cinco, saque un siete; el que tiene un siete, llegue a un nueve; y el que tiene un nueve, pueda tener matrícula de honor". En la misma línea, el consejero de Educación de la Junta de Andalucía, Francisco Álvarez de la Chica (PSOE), consideró ayer que el plan piloto que quiere poner en marcha Aguirre con cuatro aulas y 100 alumnos con un ocho de media en el expediente es "radicalmente de derechas e involucionista".

"No es prioritario"

La consejera de Educación madrileña, Lucía Figar, calificó de "fundamentalistas del igualitarismo" a los socialistas que critican su proyecto. "Para seguir progresando los alumnos necesitan más exigencia", según Figar, que cuenta con el respaldo del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, "incondicionalmente" a favor de la propuesta, informa Soledad Alcaide.

Para sustentar su postura, recordó que fue educado en un colegio de la Compañía de Jesús. "Me enseñaron que la búsqueda de la excelencia no es una oportunidad, sino una obligación, no para tu beneficio personal, sino para devolverle a la sociedad lo que te ha dado", explicó el alcalde. "Creo que la educación en la excelencia, para enriquecer el conjunto de la nación es una obligación de cualquier gobernante", concluyó Gallardón.

La escuela concertada lo pide para sí. El sindicato mayoritario, FSIE, lo reclama para no perder aulas ni empleo. Y ANPE, uno de los sindicatos de maestros con más peso, cree que es un asunto que ni la comunidad educativa ni los profesores "consideran prioritario". La Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos (CONCAPA) aplaude la medida si sirve para "estimular". La confederación laica de padres de alumnos, CEAPA, ve una "medida electoral".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de abril de 2011