Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal dice en el juicio a Luna: "No se puede condenar por una hipótesis"

El PP pide inhabilitar al portavoz socialista por no entregar un informe de Gürtel

El primer juicio relacionado con el caso Gürtel sentó ayer en el banquillo a Ángel Luna, portavoz socialista en las Cortes Valencianas, que se ha destacado por pedir explicaciones al presidente Francisco Camps por la aparente connivencia de su Gobierno con la red corrupta. El motivo: Luna enseñó, durante un debate parlamentario con Camps, un informe de la Brigada de Blanqueo de Capitales que detallaba cómo la trama sacó tajada (tres millones de euros en pocos días) de la visita de Benedicto XVI a Valencia a través de un contrato del canal autonómico, Canal 9. Uno de los episodios que Anticorrupción quiere unir a la causa de los trajes.

El documento estaba bajo secreto de sumario. El PP lo denunció por revelación de secretos y el juez Juan Montero, del Tribunal Superior de Justicia valenciano, archivó la acusación pero decidió seguir la causa por encubrimiento. El magistrado consideró inverosímil la versión de Luna de cómo encontró el informe (en un sobre sin remitente en su despacho en las Cortes) y su declaración de que no sabía dónde estaba después de habérselo reclamado reiteradamente.

El abogado del PP -que pide dos años y nueve meses de inhabilitación y una multa de 26.250 euros- preguntó a quién le contó Luna que lo había encontrado; qué forma tenía; con qué frecuencia se trasladan documentos entre las sedes del PSPV-PSOE, qué hubiese pasado si el sobre hubiese contenido una bomba... El letrado no citó, en cambio, ninguna prueba que desvirtuara la versión de Luna. Tampoco fueron aportadas durante la instrucción.

El fiscal concluyó su intervención "desde la esperanza de que este proceso vea su fin con una sentencia absolutoria que ponga fin a la posibilidad de que, en un Estado de derecho, sea la hipótesis un medio válido para destruir la presunción de inocencia, ni del acusado ni de nadie". El fiscal consideró que se acusaba a Luna de un "delito de imposible cumplimiento" y puso el ejemplo de un asesinato: "¿Conocen a algún encubridor que exhiba el cadáver ante 99 personas [en alusión a los diputados] antes de ocultarlo?"

La defensa apeló a la inviolabilidad parlamentaria sin la que los diputados no podrían ejercer su función de control al Gobierno. Luna declaró que el juicio es consecuencia del empeño de su grupo "de romper el binomio opacidad-impunidad". El caso quedó visto para sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2011