Reportaje:

Cura fotográfica para la amnesia

El artista colombiano Óscar Muñoz reflexiona sobre la pérdida de significado de las imágenes

¿Cuánto perdura una imagen en la retina? ¿Y su significado y su contexto? ¿Cuánto tardan en perderse en la niebla de la desmemoria? Son preguntas que han acompañado al artista colombiano Óscar Muñoz a lo largo de su carrera. Algunas de sus respuestas se pueden ver en la galería La Fábrica hasta el 21 de mayo.

El proyecto, que lleva por título Impresiones débiles, parte de tres imágenes de la historia de Colombia del siglo XX: la del cadáver del político colombiano Jorge Eliécer Gaítán, las filas de las guerrillas liberales de los Llanos Orientales acudiendo a entregar las armas en 1953 y el encuentro entre dos líderes guerrilleros ese mismo año. Son fotografías que han inspirado las series de serigrafías de polvo de carbón sobre metacrilato Haber estado allí, Horizonte y Testigo. En todas ellas, el documento que en su día tuvo un valor informativo es manipulado por Muñoz para resaltar, difuminar o modificar protagonismos. En el encuentro de los dos jefes guerrilleros, por ejemplo, el fotógrafo también captó un anónimo tercer personaje que, en la obra de Muñoz, se convierte en personaje central. La misma idea inspira el vídeo Horizonte, creado a partir de una grabación histórica de cine. El otro vídeo de la muestra, Cíclope, es una metáfora que resume la preocupación básica de su autor: la incapacidad de retener imágenes del hombre contemporáneo, convertido, más que nunca, en un devorador de las mismas: "Es como un gran ojo que succiona la tinta de ese flujo continuo de imágenes. Al cabo de un rato la pupila se ha vuelto cada vez más negra con la tinta de las fotografías. Es una idea con la que llevo trabajando años, la de la disolución".

"El bombardeo de datos e imágenes crea una especie de amnesia"

Muñoz no pretende dar una lectura política a su obra. Más bien trata de acercarse a la dialéctica entre el recuerdo y el olvido que late en todo ser humano. Una reflexión que adquiere más relevancia que nunca en un mundo convertido en un avispero de imágenes: "La tensión de la que hablo tiene que ver con esa capacidad de retener solo lo inmediato en medio de ese bombardeo de datos, de superposición de imágenes, que van creando una especie de manto blanco, la amnesia, y que hace difícil retener o tener una posición crítica ante algo porque no hay tiempo para ello".

Muñoz, formado como dibujante y artista gráfico, es un creador que se sirve de la fotografía sin ser fotógrafo. A partir de imágenes ya existentes, aplica técnicas de impresión, como la serigrafía con polvo de carbón, para ahondar también, a través del medio, en la necesidad de capturar el pasado: "El hombre construye soportes o contenedores que surgen como prótesis de su memoria. Yo reflexiono sobre esa lucha por borrar o conservar y recuperar los documentos de la memoria".

En un mundo en el que la información se vuelve vieja a cada minuto, el trabajo de Muñoz también invita a pensar en que una imagen antigua, al cabo del tiempo, puede acabar vacía de contenido, se desvincula del momento histórico que ilustraban: "Volver a ver una imagen de hace 50 años da la posibilidad de encontrarle otros sentidos, mostrarlas desde un punto de vista actual", explica Muñoz. Las imágenes elegidas por el artista no pretenden añadir más lecturas, sino que son una coartada para su exploración artística: "He utilizado estas imágenes porque tienen que ver conmigo y forman parte de mi vida. Pero podría haber usado otras".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Impresiones débiles. Exposición de series fotográficas y vídeos de Óscar Muñoz. Galería La Fábrica. Alameda, 9. Hasta el 21 de mayo.

<i>Testigo</i>, del artista colombiano Óscar Muñoz.
<i>Testigo</i>, del artista colombiano Óscar Muñoz.
Pieza de la serie fotográfica <i>Horizonte</i>.
Pieza de la serie fotográfica <i>Horizonte</i>.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS