Reportaje:

San Telmo estrena su nueva vida

El museo donostiarra reabre hoy sus puertas tras siete años de obras - El centro revisará la evolución de Euskadi y reflexionará sobre su futuro

Hubo una vez en que el museo San Telmo de San Sebastián aspiró a ser el gran Museo Vasco, así, con mayúsculas. De hecho, fue el primer centro de la comunidad que se abrió allá por 1902, 12 años antes de que lo hiciese el Bellas Artes de Bilbao, 95 respecto al Guggenheim y 100 si se toma como referencia el Artium de Vitoria. Su contenido, eminentemente etnográfico, también apuntaba a ello, a ser el espacio donde quedase encerrada la historia de Euskadi, su origen y evolución. Sin embargo, el primogénito de los museos vascos se vio obligado a cerrar en 2005, con sólo 40.000 visitantes al año. Urgía una revisión conceptual y arquitectónica. Tras siete años de reflexión hoy vuelve a abrir sus puertas.

La colección de pintura suma obras de entre los siglos XV y XX
El centro programará tres exposiciones temporales al año

El primero de los objetivos, la rehabilitación y ampliación del antiguo convento del siglo XVI "ha quedado sobradamente cumplido" con los trabajos del estudio Nieto Sobejano Arquitectos, según la directora del museo, Susana Soto. El segundo de los obstáculos a superar ha convertido el centro en un "museo de sociedad", apunta la directora de San Telmo. Un espacio "en el que además de un recorrido sobre la historia del País Vasco abordamos cómo estamos construyendo la sociedad en la que vivimos debatiendo y reflexionando sobre ello".

El alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, inaugurará hoy el nuevo San Telmo, aprovechando el último día en que la ley permite cortes de cintas antes de la celebración de las elecciones municipales. El público tendrá que esperar al próximo sábado para conocer la primera exposición temporal de la nueva vida del museo. La totalidad de la colección permanente se abrirá el próximo 17 de abril. Hasta entonces he aquí un recorrido por San Telmo, estructurado en función de las áreas en las que el centro ha articulado sus fondos.

- Presentación. El claustro y la iglesia del antiguo convento acogerán varios audiovisuales y puntos de información sobre lo que es hoy la sociedad vasca, la fundación y la construcción del edificio original y la historia del museo.

El espacio, además, encierra dos de los principales atractivos del museo San Telmo. En las paredes de la iglesia se exhiben los 11 lienzos que el pintor José María Sert elaboró en 1932 sobre la sociedad guipuzcoana, sus costumbres, personajes y hazañas. El ábside muestra unos frescos del siglo XVI, descubiertos en 2008 durante las obras de remodelación, y que los expertos han relacionado con el taller de El Escorial de Madrid.

- Desafíos. También en la iglesia a través del diálogo, el debate y la reflexión San Telmo abordará los retos de la sociedad vasca, entre ellos, la paz, la sostenibilidad y la inmigración.

- Huellas en la memoria. El pabellón Zuloaga, situado en la planta baja, en el edificio antiguo, y parte del claustro acogerá a través de restos, objetos, utensilios, proyecciones y recreaciones de escenarios los hitos que marcaron la historia del País Vasco desde Roma, pasando por la fundación de las villas, la tradición marinera y de navegantes, hasta el siglo XIX.

- La modernidad. La sociedad vasca del siglo XIX y XX queda retratada en el claustro alto, el coro, los espacios anexos a la iglesia y la sala de exposiciones de la primera planta del nuevo edificio. La industrialización, la vida en las ciudades, la explosión de las ideologías se reflejan a través de vídeos, objetos cedidos por los propios ciudadanos y la colección de San Telmo.

- Colección pictórica. Cuadros de El Greco, Tintoretto, Ribera, Rubens, Madrazo o Miró conforman los fondos pictóricos del museo, además de la colección de Ortiz Echagüe y 10 obras de Ignacio Zuloaga, que contarán con espacio propio. Las obras se articularán a través de dos ejes, arte vasco del siglo XIX y XX (situado en la primera planta, sobre el pabellón Zuloaga) y un recorrido cronológico del siglo XV al XX (en la segunda planta sobre el mismo espacio).

- Euskera e identidad. Sin una ubicación específica el legado de intelectuales, artistas, pensadores y científicos vascos se expande a través de las salas del museo abordando la evolución, el origen y las características del euskera y la relación del País Vasco con los reinos a lo largo de la Historia, y los tópicos y los estereotipos sociales de los vascos.

- Exposiciones temporales. Las exposiciones que presentara San Telmo, tres al año, se instalarán en un espacio de 1.100 metros cuadrados, situado en la planta baja de la ampliación, y fácilmente divisible en varias áreas lo que permite jugar con el área. 6 mil millones de otros es la primera exposición, de carácter audiovisual, que albergará San Telmo. La muestra realizada por Yann Arthus-Bertrand en colaboración con Sibille d'Orgeval y Baptiste Rouget-Luchaire reflexiona a través de 5.000 entrevistas filmadas en 75 países sobre cuestiones que afectan y preocupan a la sociedad actual.

- Otros espacios. El nuevo museo alberga otros espacios destinados a completar e integrarse en la oferta cultural de San Sebastián. "De acceso público y libre", explican desde la dirección, el objetivo es que "diariamente acojan alguna actividad con un carácter de experimentación en todas las disciplinas artísticas y de creación". En la planta baja de la ampliación se distribuyen el hall de entrada, la cafetería y el salón de actos y la mediateca se sitúa en un espacio a doble altura sobre el vestíbulo. El área de administración se encuentra en la segunda planta, en paralelo al edificio de la iglesia.

Parte de la fachada de la ampliación del Museo  San Telmo y el antiguo edificio del centro.
Parte de la fachada de la ampliación del Museo San Telmo y el antiguo edificio del centro.J. HERNÁNDEZ

Datos prácticos

- El próximo 2 de abril, San Telmo se abrirá al público. El primer fin de semana la entrada será gratuita. La colección permanente se presentará el 17 de abril.

- Tras la remodelación el museo comenzará a cobrar la entrada. El billete normal costará cinco euros y el reducido, tres. Los menores de 18 años podrán acceder a las instalaciones gratis.

- Uno de los objetivos del nuevo San Telmo es la fidelización de su público. La organización espera atraer a 140.000 personas al año. Para ello han creado un carné de socio con el que se puede visitar el centro tantas veces como se desee. El precio, 15 euros

- El museo abrirá de 10.00 a 20.00 de martes a domingo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 28 de marzo de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50