Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas afirma que la oposición falsea la realidad con sus críticas a la cumbre

La cumbre anticrisis de Artur Mas se saldó con unas conclusiones tan de mínimos (no hubo un acuerdo firmado y ni siquiera foto de familia) que recibió una lluvia de críticas de la oposición. El presidente de la Generalitat, sin embargo, la calificó de "extremadamente positiva" y ayer, muy contrariado, arremetió contra el duro balance de la mayoría de partidos a los que acusó de doble juego. Perplejo, Mas les acusó de querer "derribar" al Gobierno y tergiversar el tono constructivo y positivo que, a su juicio, exhibieron en la cumbre.

"La reunión fue mucho mejor de lo que algunos explicaron fuera, lo que ya es gordo", dijo Mas muy enojado. Y, dirigiéndose a la oposición, lanzó esta pregunta: "¿Cómo podéis decir a la gente que las cosas no han ido mejor? En la reunión habéis transmitido un espíritu más positivo del que dais fuera. A todos nos van a juzgar por este espíritu positivo y no por la bronca". Y luego les acusó de "cálculo corto": "Ya bastante difíciles están las cosas en este país", añadió.

Mientras, el ex presidente José Montilla tachó la cumbre de "fracaso". En un severo alegato en la convención nacional del PSC, el primer secretario contrastó la "responsabilidad de la oposición" con un Gobierno "sin rumbo" que "solo buscó la foto". Dolido, recordó la postura que el propio Mas adoptó hace un año en la cumbre organizada por el tripartito: "Fue con tres o cuatro propuestas" y esta idea: 'O lo tomas o lo dejas". Montilla añadió que el Ejecutivo confunde "arrimar el hombro" con arrodillarse y reiteró que no apoyarán sus presupuestos si persiste en su deriva "neoliberal" y "antisocial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de marzo de 2011