Sortu intenta burlar la ilegalización con una coalición llamada Bildu

Los 'abertzales' se aliarán con EA y Alternatiba para acudir a las elecciones de mayo

Primero, Sortu (Nacer) ; ahora, Bildu (Reunir). En su decidido intento por estar presente en las elecciones locales y forales del 22 de mayo, la izquierda abertzale maneja un plan alternativo por si fracasan sus recursos ante la justicia. Conscientes sus impulsores de que el 8 de abril vence el plazo legal para la presentación de las coaliciones electorales y de que para entonces probablemente Sortu seguirá siendo ilegal porque el Tribunal Constitucional aún no habrá resuelto su recurso, han elegido la marca Bildu para concurrir a las urnas junto a Eusko Alkartasuna (EA) y Alternatiba, y representados con candidatos independientes.

Esta nueva marca, entendida como el auténtico plan B de los radicales , podría ser presentada en un acto público el lunes 4 de abril, dos días después de la manifestación convocada en Bilbao por el Acuerdo de Gernika, al que pertenecen todas las fuerzas abertzales incluida Aralar y la francesa AB, y que en su acuerdo programático del pasado septiembre abogaba por un "escenario de paz y soluciones democráticas".

Más información
La nueva marca espera el auto del Supremo antes de presentar un recurso urgente
El Gobierno tratará de frustrar el plan B
La pelea por encabezar la lista bloquea la iniciativa en Navarra
Bildu, la decimocuarta marca electoral de la izquierda 'abertzale'
Conde-Pumpido asegura que Batasuna está intentando infiltrar a militantes en candidaturas de partidos legales
Los magistrados discrepantes de la ilegalización de Sortu acusan a la mayoría de sustituir la prueba por un relato inventado
El Gobierno pedirá impugnar las listas de Bildu
Bildu presenta listas sin candidatos de las 'marcas' ilegalizadas en 2007

EA y Alternatiba -una escisión de Ezker Batua- ya han aceptado este giro en la apuesta estratégica de sus compañeros de coalición después de las sucesivas reuniones que vienen manteniendo en San Sebastián. Ambas formaciones, y de manera especial EA, se esfuerzan por explicar a diario que en sus listas electorales no figurarán candidatos de Sortu y en base a la estrategia trazada, no faltan a la verdad. Pello Urizar, secretario general de EA, explicó ayer la fórmula al declarar que confeccionarán sus candidaturas únicamente con "militantes" de su partido e "independientes que se identifiquen" con su proyecto y así evitan caer en la ilegalidad.

En su hoja de ruta, dirigentes de Sortu, EA y Alternatiba ya han identificado los escenarios sobre los que acentuarán sus esfuerzos electorales y que a nivel del País Vasco serán las Juntas Generales -Parlamentos forales- de cada uno de los territorios, las tres capitales y algunos municipios de elevada población en los que existe un sustrato abertzale como son, entre otros, Barakaldo, Irún, Portugalete, Eibar o Llodio. Bildu descartará comparecer en algunas localidades vascas de menor tamaño principalmente porque sus impulsores asumen que aún siguen latentes "importantes recelos personales" entre grupos de simpatizantes radicales y de EA, derivados de las amenazas y de los ataques violentos sufridos aún en tiempos recientes por militantes y locales de este partido nacionalista. Con todo, Guipúzcoa se antoja como el granero electoral más favorable, muy por encima de Vizcaya y Álava.

Mientras, los impulsores de Bildu vivirán pendientes de la resolución que pudiera adoptar el Tribunal Constitucional sobre Sortu y del momento en que se produzca. En su hipótesis más favorable, contemplan que tan ansiada resolución judicial acepte la legalización y sea conocida con anterioridad al 22 de mayo para que así el nuevo partido haga un pronunciamiento expreso de pedir el voto para Bildu.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por el contrario, si Sortu sigue ilegalizado aún no se ha decidido la estrategia a seguir, aunque los votos particulares del fallo de la Sala 61 del Supremo dibuja una previsión menos pesimista. Sin embargo, en el seno de la futura coalición hay discrepancias al interpretar el grado de incidencia que el fallo del Tribunal Constitucional pudiera tener en sus resultados electorales.

El vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba, en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.
El vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba, en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.SAMUEL SÁNCHEZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS