Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los líderes de la UE sientan la base del gobierno económico

Las crisis pendientes de Portugal e Irlanda oscurecen el alcance del acuerdo de los Veintisiete

Las bases de la arquitectura del gobierno económico de la UE quedaron establecidas ayer en el amplio acuerdo alcanzado por los líderes de los Veintisiete países de la UE. Además de política monetaria, la Unión empezará a contar con los primeros instrumentos para elaborar una política económica europea común. El Consejo Europeo aprobó ayer los instrumentos para esta mayor gobernanza económica que son el Pacto por el Euro Plus, el fondo de rescate (Mecanismo Europeo de Estabilidad, MEDE), las seis propuestas legislativas que refuerzan la vigilancia presupuestaria y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, y la realización de pruebas de resistencia más severa a la banca.

El presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, recordó ayer que hace exactamente un año, el Consejo Europeo decidió mejorar la gobernanza económica, lanzando el Grupo Especial para ello. "Un año después hemos sido testigos de un cambio radical".

El paquete legislativo refuerza la vigilancia presupuestaria

Merkel admite que el futuro decidirá si el pacto da suficientes armas

La canciller alemana, Angela Merkel, que ha tenido un protagonismo destacado en la definición de estos nuevos instrumentos aseguró que "el euro había pasado una prueba" y se ha "engrandecido Europa" y admitió que "entre febrero de 2010 [cuando estalló la crisis de Grecia] y la situación de hoy se puede decir que se ha hecho mucho". En su opinión el nuevo paquete de leyes e instrumentos adaptados ayer es "adecuado para estar mejor armados" pero no ocultó ciertas dudas al señalar que "el futuro decidirá si estamos definitivamente bien armados".

El Pacto por el Euro Plus consiste en una serie de compromisos que deben asumir los miembros del euro y los demás países de la UE que voluntariamente deseen suscribirlo para impulsar la competitividad (a base de la contención salarial), fomentar el empleo (reformas del mercado laboral); asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas (control del gasto en pensiones, sanidad y prestaciones sociales) y reforzar la estabilidad financiera (reforma de la supervisión y nuevas pruebas de resistencia a la banca).

El Pacto del Euro Plus, suscrito por el momento por otros seis países (Polonia, Dinamarca, Bulgaria, Rumanía, Lituania y Letonia) tiene su origen en las exigencias alemanas de exigir mayores esfuerzos a los países para mejorar su competitividad y como condición de que Alemania aceptara un fondo de rescate para los países con dificultades como ha sido el caso de Grecia e Irlanda.

El Consejo Europeo aprobó también crear a partir de 2013 el MEDE que prevé un fondo de 500.000 millones efectivamente disponibles y del que Alemania es su principal contribuyente con el 27,1%.

El fondo contará con un capital desembolsado de 80.000 millones. Merkel exigió el pasado jueves modificar el acuerdo de los ministros del Ecofin del pasado lunes, que había decidido que la mitad de la dotación del capital debería estar disponible en 2013 y el resto en los tres años siguientes. Ayer los líderes tuvieron que plegarse a las exigencias de Merkel y decidieron que el capital desembolsado se aportará en cinco plazos anuales iguales, a pesar de las protestas de Holanda e Italia.

Van Rompuy dio también por resuelto el aumento de la dotación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), para que disponga efectivamente de 440.000 millones, dando por seguro que se aprobará en junio. El FEEF, fue el fondo de emergencia que se creó el pasado mayo y solo se ha empleado una pequeña parte del mismo (22.500 millones), puesto que la anterior ayuda a Grecia fue a través de préstamos bilaterales. La no aprobación del FEEF plantea serias incógnitas, debido a la necesidad de su uso para Portugal o Irlanda, que la semana próxima revelará la verdadera situación de sus bancos.

Las seis disposiciones legislativas aprobadas ayer para reforzar la gobernanza económica, incluyen una reforma del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, refuerzan la vigilancia presupuestaria y se establecen nuevas disposiciones para reducir los desequilibrios macroeconómicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de marzo de 2011