Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un arduo proceso burocrático en España

La homologación en España de los estudios extranjeros, de fuera de Europa, es un complejo proceso en el que se empieza comprobando si el solicitante ha estudiado en la universidad que dice que lo ha hecho y termina comparando asignatura por asignatura el plan de estudios para ver si, efectivamente, es homologable a los mínimos exigidos en España. Según el título, el país y la universidad de origen, el tiempo que toma el proceso varía. El expediente se ha de resolver en el plazo de seis meses, pero hay muchos casos en los que se ha demorado años. Dentro del Espacio Europeo de Educación Superior (los 46 países que han firmado el proceso de Bolonia) el reconocimiento no es automático, aunque sí se supone mucho más sencillo y rápido. Sin embargo, en la práctica no lo es tanto, entre otras cosas, porque conviven titulaciones de grado de tres y de cuatro años (como en el caso de España).

Las profesiones reguladas -las que exigen legalmente unos requisitos formativos para ejercerla, como Medicina, Arquitectura o las ingenierías, por ejemplo- hay que explicarlas aparte. Desde fuera de Europa, deben primero obtener la homologación o el reconocimiento de su título y, después, ir al organismo competente para acreditarse (por ejemplo, para ingeniero de Caminos, al Ministerio de Fomento), explica la ex directora del Instituto Nacional de Cualificaciones, Francisca Arbizu. Los de la UE no necesitan el trámite educativo y van directamente al organismo que toque. En unos pocos casos, continúa Arbizu, es automático (médico, enfermero, odontólogo, veterinario, farmacéutico y arquitecto), pero en el resto se comprueba la formación y, en algunos casos, se debe pasar una prueba.

La directiva que lo regula, de 2005, está en proceso de revisión, pues los resultados de movilidad europea están muy por debajo de lo esperado, dice Gonzalo Muzquiz, secretario técnico de la Unión Profesional, asociación integrada por 40 colegios profesionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de marzo de 2011